Skip to content

El valor de la leyenda

Viernes, 4 abril 2008

“Cuando los hechos se convierten en leyenda, no es bueno imprimirlos”. Esta frase, pronunciada por Maxwell Scott, editor del Shinbone Star, al final de la película El hombre que mató a Liberty Valance, resume y cierra el eterno debate que intenta dilucidar si todo hecho noticioso es publicable.

Al arrojar el puñado de cuartillas al fuego, Scott entierra para siempre la posibilidad de que el pueblo de Shinbone conozca la verdadera historia de la muerte de Liberty Valance. Los hechos ocurridos años atrás, por tanto, se convierten, definitivamente, en leyenda.

El western, que no es un western, magistralmente dirigido por John Ford en 1962, arranca con el regreso del senador Ransom Stoddard a Shinbone para asistir al entierro de Tom Doniphon, un hombre completamente anónimo para los editores del Star. La prensa exige su derecho de saber por qué Stoddard acude al pueblo, ya que todo lo que éste haga es de interés público. El senador, personaje interpretado por James Stewart, accede a contar la historia del muerto, que no es otra que la verdadera historia de quién mató a Liberty Valance, abriendo un gran flashback sobre el que descansa la película.

La historia comienza cuando él mismo, un joven abogado idealista del este, llega a Shinbone, una típica ciudad del oeste americano, atemorizada por el pistolero Liberty Valance (Lee Marvin), al que sólo se atreve a plantar cara un rudo vaquero, Tom Doniphon, encarnado por John Wayne. Las ideas pacifistas de Stoddard y su afán por educar al pueblo chocarán con el ojo por ojo y la ley del más fuerte, representadas en Doniphon, con el que, además, se disputará el amor de Hallie (Vera Miles).

Valance está al servicio de los ganaderos del norte de la región, que pretenden extender sus dominios y acabar con las granjas del sur. Stoddard toma partido por estos últimos, ayudado y empujando a Dutton Peabbody (Edmond O’Brien), editor del Star, en su lucha.

Peabbody, que recorre el pueblo con su vieja libreta en la mano, anotando todo lo que ocurre, porque todo es susceptible de ser noticia, se debate entre adoptar una actitud sumisa y cobarde, silenciando los hechos, o cumplir con su deber y denunciar las fechorías de Valance y sus secuaces, gracias a la ayuda de su “viejo criado al servicio de la opinión”, tal y como llega a denominar a la imprenta, en su delirio alcohólico.

Al final, es precisamente el alcohol el que da a Peabbody el valor suficiente para desenmascarar a Valance, para poner por escrito lo que era un secreto a voces, y, con la ayuda del joven abogado, consigue que el pueblo entero se rebele contra el bandido. La consecuencia es que Valance se venga de Peabbody destruyendo su periódico y dándole una paliza que acaba cuando lo cree muerto. Stoddard es el siguiente de su lista y Valance acude a por él. En medio del pueblo se produce un tiroteo en el que el abogado resulta herido y Valance muere.

En ese momento, Stoddard se convierte en un héroe y nace una leyenda. El joven abogado iniciará su carrera política con la reputación de ser el hombre que disparó -en el título original de la película- a Liberty Valance y lo mató. Pero la sombra de Tom Doniphon o John Wayne, que al caso viene a ser lo mismo, es alargada y, tal vez, no todo es lo que parece.

Tras escuchar toda la historia, el editor del Star, Maxwell Scott, decide arrojar al fuego los papeles que contienen la transcripción de la confesión del antaño joven abogado y hoy respetable senador, porque hay cosas que no deben ser contadas.

Su actitud contrasta con la de su predecesor en el cargo, un Peabbody malherido que, luchando contra la muerte, musita orgulloso que, mientras era apaleado, le habló a Liberty Valance de la libertad de prensa.

Más información sobre El hombre que mató a Liberty Valance en Film Affinity, IMDB y Wikipedia (en inglés y en español).

Acerca de estos anuncios
One Comment leave one →
  1. teniente d'hubert permalink
    Martes, 20 mayo 2008 11:23 am

    Bello homenaje a James Stewart…

    http://www.elmundo.es/albumes/2008/05/19/cien_anos_james_stewart/index.html

    Me parece que es una época de Hollywood por la que tienes debilidad ;D

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.852 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: