Saltar al contenido

El agradecimiento del pene

Domingo, 11 mayo 2008
tags:

Cada vez que entro en el apartado de estadísticas del panel de administración me llevo una sorpresa con las combinaciones de palabras que emplean los internautas para, a través de los buscadores, recalar en alguno de los artículos que forman parte de este blog. Aunque la mayoría de las búsquedas van encaminadas a encontrar información sobre alguno de los temas efectivamente tratados, es evidente que otras no tienen nada que ver.

En alguna ocasión ya he comentado que los términos relacionados con “sexo”“relatos eróticos” y “fotos de accidentes” suelen ser los más habituales. De hecho, algunas de las palabras que acompañan a “relatos eróticos” en las búsquedas son como para poner los pelos de punta. Y es que hay mucho degenerado suelto por Internet.

Todo esto se lo comentaba el pasado domingo a Angie y Ernesto, mientras nos acercábamos al Parque de Santa Catalina, después de tomar unos cafés con leche junto a unos bollos suecos de nombre impronunciable en la Casa Suecia, en La Puntilla. Angie comentaba que algunas de las palabras por las que llegaban los lectores a su blog eran, cuando menos, curiosas.

La más extraña de todas ellas era “colmillos en el paladar”, que enlazaba a una entrada en la que hacía referencia a una pieza dental oculta en tal parte de la boca. Curiosamente, hasta enero de 2007, yo también tenía un colmillo en el paladar. El segundo día de ese año, me lo hice quitar.

En ese momento, no recordaba ninguna búsqueda especialmente curiosa, más allá de las morbosas que ya he comentado. Sin embargo, al llegar a casa y encender el ordenador, la encontré: “agradecimiento del pene”.

Ese mismo día alguien había llegado hasta el blog buscando un pene agradecido. Me extrañó bastante, porque pensaba que nunca nadie había escrito la palabra “pene” en esta bitácora, pero mi memoria fallaba, porque Marta lo hizo aquí. Claro que fui yo quien le dio pie.

No creo que encontraran lo que buscaban, que, por otra parte, vaya usted a saber qué era.

Tuve que enviarle un correo a Angie para contárselo.

About these ads
3 comentarios leave one →
  1. Millaquito Enlace permanente
    Domingo, 11 mayo 2008 10:02 am

    Sigo diciendo que es un título precioso para una novela, así que anímate y escribe una trilogía junto a La soledad de la vagina y La alegría del prepucio. Jeje

  2. Lunes, 12 mayo 2008 9:40 am

    :)

    Agradecimiento al pene … tiene razón Millaquito. Feliz lunes, Ruymán :)

  3. Martes, 17 julio 2012 5:03 pm

    exelente titulo,para algo tan preciado para los machos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.631 seguidores

%d personas les gusta esto: