Skip to content

Me siento vivo

Viernes, 20 julio 2012

Si mi prodigiosa memoria para conocimientos inútiles™ no me falla, “Me siento vivo” era la última frase que pronunciaba Johnny ‘Número’ 5, el robot protagonista de la película de 1986 Cortocircuito al final de dicha cinta. A pesar de que siempre, incluso cuando era niño, he odiado correr, hace un par de semanas, y aprovechando que acaban de abrir una senda peatonal de unos cinco kilómetros muy cerca de casa, decidí empezar a salir a correr regularmente.

Aunque después de una semana y pico –las dos primeras sesiones caminando a un buen ritmo, actividad que me gusta mucho más que correr, y el resto aumentando cada vez la distancia corrida y recorrida–, mantengo unos registros bastantes modestos, las sensaciones que experimento al acabar son cada vez mejores.

Running en InstagramSi el primer día acabé sudoroso y algo cansado –la ola de calor no ayudaba mucho–, a partir del segundo he terminado de correr cansado, sudoroso y sintiéndome vivo. No es una sensación desconocida. Ya la experimenté hace algo más de dos años e hizo que empezara a plantearme correr con regularidad, idea que deseché rápidamente. Hasta ahora.

Tras algo más de una semana corriendo, y a pesar de haberme equipado mínimamente –como fui publicando la pasada semana en Instagram–, he ido descubriendo que me faltan algunas cosas y empiezan a sobrarme otras para sentirme cómodo mientras corro.

En este tiempo me he dado cuenta de que necesito un pulsómetro –cuya compra pensaba diferir hasta consolidar la actividad– para controlar que el corazón no se me desboque en determinados momentos, algunos pantalones más cómodos que los que he estado usando esta semana y que ya tienen unos cuantos años de servicio en sus costuras y unos auriculares deportivos que no se me salgan de los oídos en el momento en el que empiece a sudar.

Por el contrario y bastante extrañado, he notado algo que empieza a sobrarme y no son un par de kilos, que también, sino pelo en algunas zonas de mi cuerpo.

Ayer compré los auriculares en MediaMarkt y esta tarde fui a Decathlon y me hice con el pulsómetro, los pantalones y, ya de paso, un par de camisetas que tenían en oferta. Sin embargo, aún no me decido a depilarme las piernas. Ya dije al principio que odio correr. ¿O acaso lo odiaba?

[La fotografía de las playeras de running la saqué de mi cuenta de Instagram]

About these ads
2 comentarios leave one →
  1. raquellogs permalink
    Sábado, 21 julio 2012 12:33 pm

    Hola! Es la primera vez que te comento aunque conocí tu blog hace tiempo…
    Yo me lancé a correr (cuando lo odiaba) antes de las últimas navidades y me lancé porque mi novio siempre iba y yo necesitaba actividad física. La compañía ayuda, y la playa de las canteras también =) Después de navidad comencé a ir al gimnasio y, aunque estoy contenta con los resultados, echo de menos correr! Y eso que “yo lo odiaba”!
    Así que ánimo con las carreras y a disfrutar!

  2. Sábado, 21 julio 2012 2:32 pm

    Lo más difícil es empezar, después todo viene rodado, así que gracias por los ánimos, @raquellogs y ¡mucha fuerza a ti también!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.655 seguidores

%d personas les gusta esto: