Saltar al contenido
Anuncios

Testigos en Gaza

Sábado, 24 enero 2009

Quienes suelen seguir esta bitácora saben lo poco que me gusta escribir en ella acerca de cuestiones políticas. Sin embargo, hace un par de días, me llegó un correo de Amnistía Internacional, que me hizo reflexionar -una vez más- sobre la hipocresía de la Comunidad Internacional sobre muchos de los asuntos que preocupan a los ciudadanos de este maltratado planeta. Esta vez, reclamaban atención sobre lo que está ocurriendo en la franja de Gaza.

“Finalmente hay testigos en Gaza. Un equipo de investigadores de Amnistía Internacional logró entrar por el paso de Rafáh y, desde el pasado día 17, recogen evidencias sobre el terreno.

Los testimonios recogidos son estremecedores, como confirman las crónicas que recibimos: las evidencias del uso generalizado de fósforo blanco -aún incandescente-, los cientos de cadáveres aún sepultados bajo las casas demolidas… Te invito a informarte y entrar en el blog de Amnistía Internacional.”

Me resulta patética la hipocresía con la que los diferentes gobiernos miran a este asunto, tratando de fijar una postura ambigua, en la que no se afee demasiado la conducta de Israel, pero que tampoco parezca que son insensibles a la situación de los palestinos, aunque igual algo de culpa tienen, ya que ellos se lo han buscado.

Pero las cosas no son así. Aquí no hay buenos ni malos; nadie es inocente. Las cosas no son sólo blancas y negras. Hay muchos grises. Ni todos los palestinos son terroristas, ni el ejército israelí se está limitando a ejercer su derecho a la legítima defensa y actúa en beneficio de los habitantes de Gaza que nada tienen que ver con estas cuestiones, aunque para ello tenga que matar a algunos de ellos.

El asunto ya no es saber quién tiene razón, quién empezó los ataques y quién respondió, provocando una reacción en cadena, una espiral de creciente violencia que nadie parece capaz de detener. Lo importante es otra cosa. Es el pueblo que, ajeno a las cuestiones de alta “política”, sufre sus consecuencias.

Es evidente que en Palestina hay terroristas, pero no se puede decir que todos los habitantes de la zona lo sean. Del mismo modo, resulta muy difícil comprender cómo el gobierno de un pueblo que sufrió un muy serio intento de exterminio hace no demasiados años, se encuentra ahora ejerciendo el papel del opresor sin que la comunidad internacional diga esta boca es mía.

Porque parece un esperpento que los medios de comunicación cuenten las penalidades que sufren los ciudadanos de la franja desde el otro lado de la frontera, a salvo de los “errores” del ejército israelí, empeñado en bombardear instalaciones de la ONU, sin que nadie les reproche nada gracias al apoyo de los todopoderosos Estados Unidos. Siempre es más fácil cometer tropelías cuando no hay testigos directos.

Por ello, dentro de la gran tragedia que vive el pueblo de Gaza, me parece una buena noticia que Amnistía Internacional haya conseguido entrar en la franja y contar en su blog, en primera persona, las condiciones en que vive el pueblo palestino y los efectos de los “selectivos” ataques israelíes.

Que conste que no defiendo la causa de los palestinos ni digo que Israel no haya tenido motivos suficientes para defenderse de lo que consideran ataques contra su integridad. Sólo digo que hay muchas vías para solucionar los conflictos antes de emplear la fuerza. No existen guerras legales e ilegales; ni siquiera legítimas o ilegítimas, porque cualquier acto que ponga en peligro la integridad de los habitantes de un territorio pierde cualquier legitimidad que pudiera haber tenido en su origen.

Escribo esto porque me enferman las injusticias. Me da igual quién tenga razón, que lo discutan donde quieran, pero que dejen al pueblo -a cualquier pueblo- en paz porque -y de eso sí que estoy convencido- éste sí que no tiene culpa de nada.

Por eso y no por cualquier otro motivo, me uno a la petición de Amnistía Internacional. Ya que los gobiernos se empeñan en mirar para otro lado y no van más allá de unos ligeros tirones de orejas a ambas partes, es hora de que seamos los ciudadanos los que les exijamos que trabajen para que ese frágil alto el fuego que, coincidiendo con la histórica toma de posesión de Barack Obama como presidente de Estados Unidos -¡qué casualidad más casual!-, acaba de declararse.

“Si alguna vez has pensado en un momento especial para decidir unirte a Amnistía Internacional, ahora es el momento. Ya nos has apoyado, probablemente porque crees que la injusticia y la represión no tienen excusa, porque crees que cambiar el futuro es posible.

Los habitantes de Gaza nos piden que no dejemos de actuar para mejorar su situación. Se necesitan muchas más personas que se unan para defender los derechos humanos. Decide en un día en que se te necesita tanto, ser una voz de libertad, de justicia y de esperanza.”

Estoy convencido de que hoy, más que nunca, depende de nosotros.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Marta permalink
    Lunes, 26 enero 2009 11:49 am

    Estoy de acuerdo contigo en que este es un tema de grises, no de blanco o negro. Pero la impunidad con la que Israel mata civiles (me da igual si son terroristas o no, es que hay alguien que este de acuerdo en matar a un semejante por muy terrorista que sea?) y la indiferencia de Europa y America hacia estas salvajadas me pone los pelos de punta. Que haya naciones (EEUU con Irak o Israel con Palestina) capaces de hacer tanto dano entra en mis entendederas. Que el resto del mundo, especialmente quienes nos representan en Europa miren hacia otro lado es lo que me hace pensar qué clase de sociedad somos. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: