Skip to content
Anuncios

Retrasando relojes

Domingo, 28 octubre 2007

Como cada último fin de semana de octubre, anoche tocó cambiar la hora. Esta vez consistía en retrasar una hora todos los relojes, de forma que, a las tres de la mañana volvían a ser las dos. Eso sí, una horita antes en Canarias.

Según dicen los expertos, esta medida permitirá ahorrar hasta un 5% de la factura de la luz a los hogares y hasta un 3% a las empresas. En el lado contrario, están los que se quejan de los trastornos que esta medida ocasiona sobre los seres humanos y sus costumbres. Retrasar una hora el reloj, en mi modesta opinión, a lo máximo que llega es a hacer que me despertase esta mañana, según marcaba el reloj, una hora antes de lo habitual. Y es que a nadie le amarga un domingo con 25 horas, salvo que esté trabajando, claro. Porque a mí, esa hora de más me ha venido estupendamente. Lo que sí encuentro negativo es que apenas sean las seis y media y, en Madrid, ya comience a anochecer.

Quizá, el cambio al horario de verano sí sea más molesto, ya que pierdes una hora y tu cuerpo te dirá que es más temprano de lo que marca el reloj. A cambio, los días vuelven a crecer por las tardes. Ganamos luz.

El verdadero trastorno del cambio horario, ya sea retrasando o adelantando los relojes, está en tener que repetir esa operación con todos y cada uno de los relojes que tenemos en casa. Así, me vi anoche, antes de acostarme, retrasando los relojes de pulsera, el despertador, el reloj de la cocina, el móvil, el del salón… Y menos mal que estoy en Madrid y no en casa, porque, en caso contrario, me habría tocado hacerlo con los relojes del vídeo, del dvd, de la cadena musical, el móvil de mi madre, el de mi padre…

Al menos, pensaba, me libro de cambiar la hora en el ordenador, ya que está programado para pasar de forma automática al horario de invierno –y viceversa– y, por tanto, en todo lo que se refiera a la informática e Internet. Pues resulta que me equivocaba. En mi ronda diaria por la blogosfera, me entero por Mangas Verdes de que en WordPress tienes que cambiar manualmente la hora de todos y cada uno de tus blogs.

De momento, sólo mantengo dos blogs, por lo que no es mucha molestia cambiar la hora, aunque me líe un poco por eso de mantenerlos con la hora de Canarias, pese a escribir desde Madrid. El de hoy ha sido el primer cambio horario para mis blogs. Sin embargo, mucho me temo que, de tener que andar cambiando cada seis meses la hora de dos relojes, por muy virtuales que sean, van a acabar entrándome ganas de pasarme al meridiano Swatch, aunque no sé si a la Hora Internet también le afectará esto del cambio horario.

¡Y encima acabo de caer en la cuenta de que no he cambiado el reloj de la cámara de fotos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: