Saltar al contenido

Lepidóptero

Lunes, 21 abril 2008

Desde que abandonó la crisálida, había dedicado su efímera vida a intentar encandilar a todos con su belleza, pero nadie en todo el jardín había reparado en su grácil vuelo.

Abatida, se posó sobre una rosa, al comprender que había dedicado la mayor parte de su corta existencia a lograr un imposible. En ese momento, su sueño se cumplió.

A los pocos días, sujeta por cuatro alfileres, la mariposa ya presidía, orgullosa, la colección de lepidópteros más importante del país.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: