Skip to content
Anuncios

La deleznable hazaña del pederasta digital

Jueves, 20 noviembre 2008

Durante los últimos años hemos venido siendo testigos de un importante goteo de noticias referentes al descubrimiento y detención de pederastas y redes dedicadas al intercambio de material pornográfico en el que aparecen niños. Lo que apenas cuatro o cinco años atrás eran hechos aislados y, como tales, causaban gran conmoción, hoy son informaciones recurrentes, que, por repetidas, corren el riesgo de acabar insensibilizando a la sociedad.

Porque, por suerte y por desgracia, cada vez son más frecuentes las noticias que hablan de la detención de una red de personas dedicadas al tráfico de vídeos y fotografías de niños en actitudes sexuales, de la incautación de miles -cuando no millones- de archivos con este tipo de contenidos en sus ordenadores y del cierre de foros o chats en los que se reunían para llevar a cabo el intercambio del mismo.

Por suerte, las unidades policiales especializadas en delitos tecnológicos cuentan cada vez con más medios para detectar y perseguir a esta clase de criminales, aunque éstos nunca son suficientes. Fruto de ello, han aumentado las detenciones de pederastas, no sólo en todo el país, sino también en el extranjero y, con ellas, las noticias que dan cuenta de las mismas.

Por desgracia, valiéndose del desarrollo de Internet, los pederastas cuentan también con más facilidades para comunicarse entre ellos y alojar y compartir su asqueroso material. Hoy sabemos que, por ejemplo, utilizan palabras clave, como “angels”, “lolitas”, “boylover”, “preteens”, “childlover”, o “fetishboy” para identificar y acceder a estos contenidos a través de las búsquedas en la red y compartir sus deleznables hazañas digitales con quienes piensan igual.

Por ello, la blogosfera no puede quedar al margen de esta situación y, como ya hizo meses atrás con la anorexia y la bulimia, tiene que alzar su voz y repudiar públicamente este tipo de actitudes. Da igual que los pederastas puedan ser enfermos, como defienden algunos, o que actúen en pleno uso de sus facultades. En ambos casos son culpables de sus actos y deben responder por ellos.

Quienes piensan que decir no a la pornografía infantil desde los blogs es una pérdida de tiempo están equivocados. Tal vez no cambie la actitud de ninguno de estos pedófilos, pero se lo pone un poco más difícil, porque cada vez que alguno entre a un blog buscando una imagen o un vídeo con los que corromperse un poco más, se encontrará con alguien que le estará recordando la clase de persona que es.

Le estará advirtiendo de que si un día, por estas extrañas casualidades de la vida, llega a un rincón de la red en el que haya una sola de esas fotos que el pederasta busca, no vacilará en denunciarlo ante las autoridades, para conseguir que exista un delincuente menos en el mundo. Y el pederasta se marchará del blog sin que le quepa la menor duda de que, tras sus pantallas y teclados, millones de internautas le estarán vigilando atentamente.

Porque ningún niño merece que le roben su infancia.


Este artículo forma parte de la campaña contra la pornografía infantil organizada por La Huella Digital y Vagón-bar y su publicación coincide con la celebración del Día Universal del Niño.

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. Marta permalink
    Jueves, 20 noviembre 2008 12:26 pm

    Ni su infancia ni su inocencia…

  2. Clara permalink
    Jueves, 20 noviembre 2008 3:35 pm

    Es injusto para ellos…..

  3. eowyn permalink
    Lunes, 24 noviembre 2008 9:20 am

    ASCO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: