Saltar al contenido

Envidia rural

lunes, 2 marzo 2009

«¡A la mierda!», le escucharon exclamar instantes antes de que arrojara la azada, harto ya de que todos sus esfuerzos por lograr una cosecha en condiciones fueran baldíos.

Desde entonces, nadie lo ha vuelto a ver por el pueblo, aunque hay quien asegura que es el propietario de un próspero hotelito en la zona más turística de la isla.

Otros, en cambio, opinan que no debe haber pasado de ser un simple camarero en una terraza de mala muerte, mientras, envidiosos por no haber reunido el valor suficiente para imitarlo, lo desean con todas sus fuerzas.

No comments yet

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: