Skip to content
Anuncios

Mensajes adaptados

Jueves, 25 agosto 2011

Desde hace años, creo recordar que casi desde que abrí mi primera cuenta de correo (allá por octubre del año 1999), cada cierto tiempo recibo un correo en el que se me alerta de que a Hotmail no le quedan direcciones libres y por ello, en breve, van a empezar a desactivar las cuentas inactivas. Sin embargo, si reenvío ese correo a toda mi libreta de direcciones, mi icono en el Messenger se volverá azul y, por obra y gracia de Microsoft, ya no me cobrarán por la cuenta (¿pero lo que iban a hacer no era desactivármela?). Lo más curioso de todo es que la mayor parte de las veces ese mensaje me llega a mi cuenta de Gmail.

Por lo general, este tipo de mensajes son puestos en circulación por redes de ciberdelincuentes que se dedican a traficar con las direcciones de los incautos que muerden el anzuelo y reenvían el mensaje, ofreciendo así sus direcciones a los spammers en bandeja de plata.

Aunque no se trata de la única modalidad de mensajes utilizados por estas bandas –en otras ocasiones se aprovechan de los buenos sentimientos de quien recibe sus mensajes–, sí es de los más extendidos y, por lo que descubrí ayer, se trata también de un tipo de mensaje que se recicla y adapta a las nuevas herramientas de comunicación.

Porque, imagino que aprovechando que WhatsApp –una popular aplicación que permite intercambiar mensajes y archivos entre usuarios de teléfonos inteligentesha sufrido una serie de problemas en sus servidores, que llegaron a ocasionar la interrupción del servicio en varias ocasiones durante los últimos días, anoche recibí este mensaje (sospechosamente incoherente y parecido al de Hotmail) procedente de uno de mis contactos:

“Este mensaje es para informarles a todos nuestros usuarios, que nuestros servidores han estado recientemente muy congestionados, por lo que estamos pidiendo su ayuda para solucionar este problema. Necesitamos que nuestros usuarios activos reenvien este mensaje a cada una de las personas de su lista de contactos a fin de confirmar nuestros usuarios activos que utilizan WhatsApp, si usted no envía este mensaje a todos sus contactos de WhatsApp, entonces su cuenta permanecerá inactiva con la consecuencia de perder todos sus contactos. El símbolo de actualización automática en su SmartPhone, aparecera con la transmisión de este mensaje. Su SmartPhone se actualizará dentro de las 24 horas siguientes, contará con un nuevo diseño y un nuevo color para el chat. Estimados usuarios de WhatsApp, vamos a hacer una actualización para WhatsApp de 23:00 p.m. hasta las 05:00 a.m. de este día. Si usted no envía esto a todos sus contactos la actualización se cancelará y no tendrá la posibilidad de chatear con sus contactos, si tiene la versión anterior.”

Nota: La redacción, puntuación y ortografía del mensaje original han sido escrupulosamente respetadas. Las negritas sí son mías.

Como se imaginarán, no reenvié este texto de dudosa traducción y aún más incierta procedencia. Veinticuatro horas después, ni a la persona que me lo envió le ha aparecido “símbolo de actualización automática” alguno, ni a mí se me ha desactivado la aplicación y me han desaparecido los contactos que, por otra parte, son los que tengo en la agenda de mi iPhone. Y, en ambos casos, el diseño y color de la aplicación siguen siendo los mismos.

Si los desarrolladores de WhatsApp quisieran realizar cualquier tipo de innovación, lanzarían, como hacen habitualmente, una actualización de su aplicación a través de la App Store del iPhone y del Android Market. Pero dudo mucho que iniciaran una cadena de mensajes –bastante mal redactado y contradictorio en sus términos– entre sus usuarios para salvar su servicio.

Si eso fuera así, sería el primero en darme de baja voluntariamente. Lo siento, pero no me gusta utilizar herramientas de empresas que funcionan como repúblicas bananeras.

Aunque ignoro cuál es su finalidad, mucho me temo que tan sólo se trata de la adaptación de un tipo de mensaje fraudulento que lleva años circulando por la red. En fin, una constatación de que el spam es perfectamente capaz de traspasar todo tipo de fronteras tecnológicas. Así que conviene no bajar la guardia.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: