Saltar al contenido

Cuando los accidentes se exponen en la calle

Viernes, 27 abril 2007

La Dirección General de Tráfico ha llevado a cabo una campaña de concienciación en Madrid durante la última semana. Había leído algo sobre ella y escuchado acerca de la pequeña polémica que ha levantado, pero reconozco que hasta esta tarde no la había visto in situ.

La campaña, desarrollada dentro de la I Semana Mundial de la Seguridad Vial de las Naciones Unidas, ha consistido en colocar en una tarima un escenario, a modo de instalación artística, que recrea un accidente de tráfico. La cosa es que, dicen, los coches que se emplean han sufrido accidentes reales.

Personalmente, esta afirmación la tomaría con todas las reservas del mundo, porque, al menos el coche de la Puerta del Sol, estaba demasiado limpio como para que fuese fruto de un accidente real. De cualquier modo, impresiona. Se han cuidado todos los detalles: la farola, oxidada, contra la que ha chocado el coche está partida por la mitad; múltiples objetos han salido volando; el suelo de la tarima está lleno de cristales totalmente desmigajados, que parecían nadar en el agua. Porque esta tarde, cuando pasaba por Sol, acababa de llover. Tal vez esa circunstancia aumentara el efecto de la instalación. La lluvia es el complemento perfecto para este tipo de accidentes.

Alrededor del coche había unas veinte personas, que lo contemplaban con caras serias y realmente conmovidas. Muchas estaban sacando fotografías, pero no con ánimo festivo, sino recogido, como si estuviesen delante de una obra de arte. Y, en cierto modo, lo estaban. Recuerdo que me llamó muchísimo la atención ver los estuches de los triángulos de señalización tirados en medio de la ficticia calle, vacíos, porque eran iguales que los que llevo en mi coche. Ese tipo de detalles te hace personalizar la situación, pensar que le ha pasado a gente como tú. Que a ti también te puede pasar. En ese momento me lamenté profundamente por no llevar la cámara de fotos encima. En aquel instante, miraba la escena como lo hacía la gente cuando yo llegué.

El domingo, cuando llegue a Gran Canaria, volveré a conducir. Ese día me saldrá, de nuevo, toda mi agresividad verbal acumulada, pero, después de haber visto la recreación de un accidente de tráfico frente al Kilómetro Cero, creo que durante la próxima semana voy a tener más precaución que nunca. Ojalá todos los conductores pensaran lo mismo.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: