Saltar al contenido
Anuncios

Verano al borde del paralelo 28º Norte

Jueves, 21 junio 2007

A las ocho y seis minutos de esta tarde, hora peninsular española, el verano hacía su entrada oficial en nuestro país. Madrid lo recibió con unas temperaturas primaverales, que apenas sobrepasaban los veinticinco grados, en una tarde con un cielo azul –azul mesetario y contaminado– jalonado de nubes blancas que tapaban el sol a ratos.

En el norte de Gran Canaria, por el contrario, me dicen que el verano fue recibido por una tarde apagada, con amenaza de lluvia, a veces concretada en cuatro o cinco gotas que se escapaban de las nubes. Como diría mi abuela, parece que el tiempo se amuló para recibir al verano.

Con el solsticio de verano llega el día más largo. A partir de hoy, muy lentamente, los días comenzarán a menguar. Sin embargo, aún falta mucho para que se conviertan en esas jornadas grises que se apagan a las cinco y media de la tarde. Antes de eso tienen que llegar esos luminosos días de sol y calor infernal en la capital de España, que convertirán, dicen, este verano en el más caluroso de la historia, pero que, afortunadamente, se están haciendo de rogar.

A Gran Canaria, el verano, una vez pasada la noche mágica de San Juan, la cubrirá con un manto de nubes y humedad en toda su cara norte. Los alisios son su forma amorosa de protegerla del calor asfixiante que procede del vecino Sahara que, de vez en cuando, consigue llenar con siroco la Isla. Es su forma de recordar que también él está ahí.

Las noches de verano son cálidas y bulliciosas. La ausencia de sol invita a salir a la calle e invadir la primera terraza que se interponga en nuestro camino. Sin embargo, hasta esa tranquilidad que trae la noche intenta resistirse, al menos en Madrid, porque, mientras en Gran Canaria a las nueve y media ya oscurece, algo más al norte el día es claro hasta un buen rato después de pasar las diez. Es curioso, porque en invierno ocurre al revés. Son, sin duda, los efectos de haber situado esta ciudad en el paralelo 40º N.

Aunque aquí en verano pueda verse la luz del sol hasta después de las diez, yo preferiría estar a cubierto, bajo un manto de nubes, algo más abajo, casi rozando el paralelo 28º.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: