Saltar al contenido
Anuncios

Vicios y pasiones

Miércoles, 5 septiembre 2007

No hago ninguna confesión escandalosa ni descubro intimidad alguna si digo que una de mis mayores pasiones es la lectura. Creo que lo he dejado claro en bastantes ocasiones durante los últimos meses a lo largo de este blog. Siempre me he jactado de leer cualquier cosa que caiga en mis manos. Sin embargo, mientras preparaba unos libros que ya he leído para llevarlos a casa he caído en la cuenta de que este verano está resultando el más prolijo en lecturas de los que recuerdo.

Los he tenido que contar y me he asombrado al descubrir que desde el 15 de junio he leído nueve libros completos. De algunos, ya he hablado aquí. El lunes empecé el décimo y ya llevo más de doscientas páginas. Sólo me quedan quinientas y pico.

Creo que la razón por la que he leído tanto este verano es que aquí, en Madrid, no puedo dar rienda suelta a mi otro gran vicio, que, por otro lado, resulta ser incompatible con la lectura. Y no puedo hacerlo, fundamentalmente, por razones de espacio. Porque otra de las actividades que consume horas y horas de mis tardes, noches e, incluso, madrugadas de verano son los puzzles. Los grandes puzzles.

Los puzzles, intuyo, son una respuesta a mi incapacidad para crear cualquier cosa con las manos. Jamás he sabido pintar o dibujar y el maquetismo se me da de pena. Así que lo más cercano a una creación propia que he llegado a realizar son los puzzles. Tengo hechos más de una docena, casi todos de tres mil piezas en adelante. Casi todos de cuadros. Ahora mismo, me espera en casa, a medias, en su tabla de casi dos metros por uno una bacanal de cinco mil piezas y, en sus cajas, El Guernica, de tres mil, y las seis mil piezas de Las Meninas de Velázquez.

Lo peor de todo es que ya le tengo echado el ojo a tres o cuatro más. Mi madre me dice que qué pienso hacer con tanto puzzle. Que decoraré íntegramente mi futura casa con ellos, porque una vez acabados no los desarmo, sino que los vuelvo a guardar por secciones separadas en sus cajas. Tengo el altillo de un armario lleno de cajas. Viviendo en Madrid me regalaron un puzzle de mil quinientas piezas y, luego, compré otro de mil. Ninguno de los dos me duró más de una semana.

Sé que en el fondo mi madre tiene razón, pero no puedo remediarlo. Cuando me siento delante de un puzzle mi mente desconecta por completo del entorno que me rodea y comienza a volar a su aire. Es una sensación que no puedo explicar; me absorbe por completo. Una relajación mental total.

Son dos actividades que me encantan pero que nunca podré combinar. Cuando un puzzle te atrapa, al igual que un libro, sólo vives pensando en él, hasta que lo logras terminar. Sólo que los puzzles suelen durar más que los libros. Como este verano no he podido dedicarme (aún) a los puzzles, lo he empleado (aún más) el otro vicio, el de los libros. Hacía mucho que no leía tanto y tan seguido. Confieso que, aunque no era consciente de ello, lo necesitaba.

Junto con que leo cualquier cosa que cae en mis manos, siempre he presumido de no haber dejado ningún libro a medias, por mucho que haya tardado en acabarlo. Sin embargo, tengo que confesar que es mentira. Existe un libro que comencé a leer con 14 o 15 años, pero que no avancé más allá del primer capítulo. Príncipe y mendigo, de Mark Twain es mi particular bestia negra. Sigue, 15 años después, esperándome en la misma estantería de casa en la que descansan Los tres mosqueteros, La vuelta al mundo en 80 días, Las minas del Rey Salomón o El castillo de Los Cárpatos. Tal vez lo retome.

Tal vez, un día no muy lejano, pueda decir que jamás he dejado un solo libro a medias.

Anuncios
9 comentarios leave one →
  1. teniente d'hubert permalink
    Jueves, 6 septiembre 2007 9:43 am

    Pues tras haberme deleitado con UNA NOCHE DE PERROS, gracias a Ud., llevo más de medio verano enfrascado en la lectura de CREACION, de Gore Vidal ( de los Gore de toda la vida ) . Género histórico del bueno y tan interesante como densa. Por cierto, creo entender muy bien lo que expresas en relación con los puzzles… Allá por el verano del 93 o del 94 me dediqué a realizar uno muy modesto, de tan solo 1500 piezas, y la verdad recuerdo con cariño las tardes que me dediqué a ello con empeño hasta ver el resultado final.

  2. Jueves, 6 septiembre 2007 10:17 am

    ¿1.500? ¿Tardes? El último de 1.500 lo hice entero en tres ratos durante el puente del 1 de mayo, justamente la última vez que estuve en casa. Era un mapamundi de comienzos del siglo XVIII. Ahora le tengo echado el ojo a otro parecido, de tan sólo 6.000.

  3. teniente d'hubert permalink
    Jueves, 6 septiembre 2007 10:30 am

    Bueno, yo no creo que tu primer puzzle de 1500 piezas lo hicieras también en tres ratos :oD .

  4. Jueves, 6 septiembre 2007 11:50 am

    No. Mi primer puzzle era de 3.000 piezas y, curiosamente, también era un mapamundi, éste de la época de Felipe II. Me duró unos tres meses y, por aquel entonces, tenía yo 17 años.

  5. Jueves, 6 septiembre 2007 11:29 pm

    Pues puedes intentar animarte si tienes ganas y te ves con fuerzas a hacer la epica de tocar una guitarra. Por experiencia, se que es duro, jeje. Pero si con esos dos vicios te colmas tus ansias, continúa. Mi bestia negra: Umberto Eco, creo que ya lo hablamos alguna vez. Recomendación: La Regenta

  6. Viernes, 7 septiembre 2007 12:13 am

    Héctor, no me veo tocando la guitarra. Siempre me ha parecido interesante aprender, pero entre mi escaso oído y mi torpeza manual, no creo que se me diera muy bien. En cualquier caso, sólo he confesado esos dos vicios, pero tengo muchos más… y sólo hablo de los confesables, que no de los otros. Pero de esos, de los confesables, ya hablaremos otro día.

    D’Hubert, creo que con mis comentarios he conseguido picarte un poco (tal y como era mi intención, por otro lado). Espero que no te amules por ello, que ya falta menos para Oviedo y, luego, volver a quemar Las Palmas de G.C. Por cierto, digo yo que podrías ir haciendo ya las gestiones con quien tú ya sabes para probar alguno de esos sitios nuevos de los que me hablabas. 😉

  7. teniente d'hubert permalink
    Viernes, 7 septiembre 2007 9:38 am

    No, no lo has conseguido pero no te desesperes… ;oD. Y, sí, ya te veo tomando unos “culines” en Gascona y cantando el ASTURIAS PATRIA QUERIDA. Por lo demás, todo controlado, my friend.Y ahora toca relajarse que hoy, a las 14.00 insular, comienzan oficialmente mis vacaciones…

  8. Viernes, 7 septiembre 2007 10:11 am

    ¿14:00? No hay nada como ser pseudofuncionario y sus “horarios de verano” durante todo el año… Que las disfrutes 😉

  9. Miércoles, 26 septiembre 2007 6:52 pm

    Bestia negra: El señor de los anillos.

    Recomendación: Las ovejas de Glennkill.

    Otros vicios: Canalsatelitedigital, internet, blogs, cómics, escritura, dormir, …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: