Saltar al contenido
Anuncios

Una curiosa forma de apelar al civismo

Lunes, 1 octubre 2007

El mar Cantábrico, en su constante batir contra las rocas, no cesa de arrojar algas a la orilla. Ver la arena cubierta por un manto rojo y verde trajo, de forma instantánea, la playa de Las Canteras a mi memoria. Ahora que lo pienso con más atención, quizá el recuerdo vino a mi, no tanto por observar la alfombra de algas, sino por su característico olor.

Algo más tarde, Paula me comentó que, antiguamente –porque supongo que la tradición se ha perdido–, las mujeres recogían las algas y las extendían en los campos cercanos a la costa para que se secara. Una vez secas, se usaban como abono. Durante todo el proceso de secado, las algas continuaban despidiendo su intenso olor. Porque el olor es una de las principales señas distintivas del Cantábrico.

Esa constante presencia de las algas llamó poderosamente mi atención. Los prados que rodeaban las distintas playas por las que pasamos se me antojaban llenos de algas extendidas bajo el sol, deseosas de ser secadas por sus cálidos rayos. Pero en los prados sólo había hierba y las algas se amontonaban en la arena de las playas.

Sin embargo, como decía, las algas siempre están presentes:

Cartel_Puerto_Lastres

El cartel era un folio de color naranja en el que alguien había escrito: “Por favor, las algas al mar y el resto al contenedor” y, en letras más pequeñas, “muchas gracias”. Estaba pegado en la cara interior de la pared del dique del puerto de Lastres, nuestra última parada del día, tras la playa de La Griega, porque, aunque el reloj aún no marcaba las seis de la tarde, amenazaba tormenta.

Últimamente tengo una extraña fijación con los carteles y las pintadas, aunque no suele ser por nada positivo. Sin embargo, tengo que reconocer que, en este caso, me resultó muy curiosa la forma de apelar al civismo de las personas que se acerquen al puerto para mantener limpias sus aguas y, por extensión, todo el mar. Cuando se trata de concienciar, cualquier idea es buena y las originales suelen ser las mejores. No hace falta tener un gran presupuesto, sino ideas sencillas en las que cualquier cosa puede servir.

Incluso las omnipresentes algas.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: