Saltar al contenido
Anuncios

Un apunte de 2007 y la oveja naranja

Jueves, 3 enero 2008
tags: ,

Desde que me acerqué al mundo de los blogs, he escuchado que la blogosfera es un poco ombligista, esto es, que gusta mucho de enlazar y comentar blogs afines y hablar de uno mismo y sus amigos. Siempre me pareció una crítica absurda, fruto de la ignorancia o, lo que es peor, la envidia.

Quienes escriben blogs suelen utilizar otras bitácoras como forma de informarse de los temas que les resultan de interés. Lo más lógico es que lo hagan en bitácoras de personas que traten temas similares a los que ellos mismos suelen tratar. Cuando se comenta ese mismo asunto, se hace referencia a la vía por la que se ha tenido conocimiento del tema. Y, entre tanto pingback y trackback, se crean hilos de comentarios entre autores y lectores. Además, si lo que uno escribe es interesante, otro lo cita. Y, así, se crean auténticas comunidades de blogs que, en muchos casos, se trasladan de la Red al mundo real.

Y, si he de ser sincero, esto no me parece ombliguismo ni corporativismo -si es que cabe el término cuando se habla de blogs-, sino relacionarse.

Sin embargo, desde el paso día 31 de diciembre, sí que veo algo de mirarse el propio ombligo virtual. Bastantes blogs se han dedicado a desmenuzar sus estadísticas en el año que acababa. Y yo, sinceramente, no quiero ser menos. Así que también voy a mirarme el ombligo, pero sólo un poco.

 Así que sólo diré que, entre el 3 de abril, día en que esta bitácora se hizo un huequito en el ciberespacio, hasta el 31 de diciembre de 2007, Un canario en Madrid, recibió la friolera de 18.793 visitas. Hoy, que cumple nueve meses, ya supera con holgura las 19.200. De los nueve meses en que estuvo activo, noviembre fue el que registró un mayor número de visitas, con 3.683. Muy lejos de las 228 de abril.

Comparadas con las de los grandes monstruos de la blogosfera nacional e, incluso, canaria, son unas cifras modestísimas, pero que superan con creces cualquiera de las más optimistas previsiones que pudiera hacer cuando este blog comenzaba a dar sus primeros pasos.

A todos, gracias. 

Por otro lado, me veo en la obligación moral de rescatar un vídeo que me enviaba D’hubert hace un par de semanas. Me lo vendía diciéndome que no había visto nada igual desde Amo a Laura. Reconozco que, en medio de la vorágine en que me encontraba en esas fechas, apenas le presté atención cuando lo puse mientras leía alguno de los blogs que suelo seguir. Unos días más tarde, en vista de mi total indiferencia, creó una cadena con el enlace al vídeo, al que ahora etiqueta como “sólo apto para frikis”.

Tal era su insistencia, que tuve que volver a verlo, esta vez dedicándole mi atención más absoluta. Y, en efecto, es evidente que el villancico de la Oveja Naranja es, en una palabra, inclasificable. Desde entonces, lo tengo esperando un hueco en el blog, con el que tratar de enmendar mi error de apreciación. En cualquier caso, tendré que flagelarme por no haber captado su esencia en el primer visionado.

Mea culpa.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. teniente d'hubert permalink
    Viernes, 4 enero 2008 9:10 am

    Nada, nada… Con un padrenuestro y tres avemarías será penitencia suficiente.

  2. Viernes, 4 enero 2008 11:52 am

    ¿Sólo? Me parece muy poco. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: