Saltar al contenido

Resaca de un intenso fin de semana

martes, 26 febrero 2008

Cuando media España sigue preguntándose quién ganó el debate de anoche y la otra media se pregunta qué debate, puesto que aquello parecieron dos monólogos, sigo en fase de recuperación de mi escapada de fin de semana a casa. Puedo asegurar sin temor a equivocarme que ir desde el aeropuerto hasta el trabajo sin parada en casa para recobrar el aliento perjudica seriamente la salud del día después.

Y eso que tuve un vuelo bastante agradable, que se me hizo muy corto en un avión bastante repleto y en el que me llevé una pequeña sorpresa, ya que el comandante del mismo era un antiguo cliente al que hacía varios años que no veía. Enviado el pertinente recado con una azafata, al salir del aparato, me lo encontré esperándome para saludarme y charlar unos minutos, ya que desde el 11-s no dejan pasar a nadie a la cabina.

Antes de eso, el domingo por la noche pasé un rato delicioso charlando con unos amigos en un local de El Muelle. Fue una de esas veladas, cortas pero intensas, que no deseas que acabe pronto. Mientras conducía a lo largo de León y Castillo, de vuelta a casa, no podía dejar de pensar en el contraste de temperaturas entre los 20º que marcaban los termómetros y los no más de que debería hacer en ese momento en Madrid.

Llegué a la cita dominical bastante embostao, ya que a mediodía aprovechamos para celebrar con algo de retraso el cumpleaños con una paella familiar y seis postres diferentes, para veintiuna personas y, aún así, sobraron tartas y tiramisúes caseros para repartir entre mis tías. Siempre tengo la impresión de volver de casa con algún kilo más de los que me fui.

Creo que el único día relativamente tranquilo fue el sábado, en el que dediqué gran parte de la mañana a dormir y gran parte de la tarde a acabar el último puzzle que había empezado en casa y que no pude concluir en navidades. El viernes lo había empleado en ir a la peluquería -incluso antes de llegar a casa-, ponerme al día con mi hermano que, gracias a la huelga del profesorado, se vino desde Fuerteventura y a asistir a mi primer podcast de Canarias Bruta.

Total, que 36 horas después de haber llegado a Madrid y con dos duros días de trabajo a mis espaldas estoy más cansado que cuando me fui. Quedan por delante, aún, tres días para el próximo fin de semana y no sé cuándo podré escaparme de nuevo a Gran Canaria. Pero lo peor de todo es que no lo tengo nada claro.

Aún no sé quién ganó el debate.

8 comentarios leave one →
  1. Millaquito permalink
    miércoles, 27 febrero 2008 5:29 pm

    Mira, me parece muy fuerte la forma en que dices «mi hermano que, gracias a la huelga del profesorado, se vino desde Fuerteventura», porque da la impresión de que la huelga era una excusa para irse de fin de semana, y ya bastante se ha atacado la imagen del profesorado en el conflicto por la homologación como para dar una idea equivocada.

  2. miércoles, 27 febrero 2008 5:38 pm

    Vale, quizá debí haber escrito «gracias a la huelga del profesorado, se vino desde Fuerteventura un día antes». De hecho creo que se me pasó ponerlo así. Mis disculpas, aunque no creo que sea para tanto. 😉

  3. teniente d'hubert permalink
    miércoles, 27 febrero 2008 6:32 pm

    Por meter el dedo en la llaga, nada más… ¿en qué se supone que consiste la homologación? Yo también quiero tres meses de vacaciones 😀

  4. miércoles, 27 febrero 2008 9:36 pm

    D’huebert, me parece que te metes en terreno pantanoso. Puedo asegurarte que esos supuestos tres meses de vacaciones, no son tales. Ni siquiera son dos. Pero… ¿qué me dices del trabajo acumulado que se llevan a casa y que tú dejas en tú mesa cuando fichas la salida? 🙂

  5. teniente d'hubert permalink
    jueves, 28 febrero 2008 8:49 am

    Te equivocas de medio a medio… Aquí ni siquiera se ficha 😀

  6. jueves, 28 febrero 2008 9:57 am

    ¡Ay! Es que no me acordaba de que los funcionarios (y empleados de empresas públicas asimiladas) también se niegan a que controlen cuando entran y salen. Eso es sólo para los no privilegiados. Como los profesores. 😦

  7. Millaquito permalink
    jueves, 28 febrero 2008 6:52 pm

    Pues en mi centro tienes que fichar al entrar y salir y en las guardias se controla el profesorado que falta. Y de tres meses de vacaciones nada. La homologación consiste en que el personal docente cobre lo mismo que el funcionariado no docente del Gobierno de Canarias. Ya hace años se recogió por ley ese derecho, pero no se ha aplicado.

  8. teniente d'hubert permalink
    jueves, 28 febrero 2008 6:58 pm

    Uffff… Dos contra uno: ¡me rindo!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: