Saltar al contenido

Agradecimiento a las cadenas de correos

Miércoles, 5 marzo 2008

Últimamente ando bastante liado. Desde que volví de Gran Canaria apenas he tenido tiempo para ocuparme del blog o mantener mi correo al día. Parece que mis contactos se huelen esa escasez de tiempo y se dedican a aportar su granito de arena para aumentar mi sensación de agobio. En poco más de dos semanas he acumulado 87 mensajes sin leer en la bandeja de entrada.

Todos los mensajes que componen el casi centenar de correos pendientes de lectura forman parte de esas cadenas infinitas con presentaciones, vídeos, fotos, chistes y demás archivos adjuntos. Los mensajes personales los leo desde que me llegan -y gracias a eso la lista no es aún más larga-, aunque ande escaso de tiempo.

Cuando uno está lejos de casa y no puede mantener demasiado contacto con muchos de sus amigos y conocidos se agradece poder seguir manteniendo la relación, aunque sea a través de las presentaciones enviadas por correo electrónico. Sin embargo, en el momento en que parece que todos se han puesto de acuerdo para decirte que se acuerdan de ti en forma de diez correos diarios por cabeza, te desesperas un poco.

La forma de resolver este problema consiste, en lugar de ceder a la tentación de borrar todos los correos sin leerlos, en armarse de paciencia para vaciar poco a poco la bandeja de entrada, porque uno siempre puede encontrarse con algo que merezca la pena. Además, siempre puedes vengarte de tus contactos reenviándoles la mitad de los mensajes acumulados.

Cuando, este mediodía, empecé a hacer limpieza siguiendo un orden aleatorio me encontré con un mensaje que llevaba como asunto “Pequeño recordatorio del año 2007”. Evidentemente, es el primero que he enviado:

Me gustaría dar las gracias a todos aquellos que me han enviado e-mails en cadena durante este año, porque gracias a vuestra amabilidad:

1.- He leído 170 veces que el Messenger de Hotmail iba a suprimir mi cuenta.

2.- He acumulado alrededor de 3.000 años de mala suerte y me he muerto 67 veces por culpa de todos los e-mails en cadena que no he reenviado.

3.- Cuando salgo de IKEA, no miro a nadie por miedo a que él (o ella) me lleve a un hotel y después me drogue para quitarme un riñón para venderlo en el mercado negro.

4.- También he ingresado todos mis ahorros en la cuenta de Amy Bruce, una pobre niña que estaba enferma en el hospital más de 7.000 veces (es curioso, esta niña sigue teniendo ocho años desde 1995…).

5.- Mi Nokia GSM gratis nunca me llegó. Tampoco las entradas que gané.

6.- He añadido mi nombre a los otros 3.000 que ya había en una petición y quizás haya salvado una especie en peligro de extinción de una ardilla enana de pelo duro en Bielorrusia Oriental.

7.- Conozco la forma de no estar solo en el amor: basta con escribir el nombre de una persona en un papel pensando muy fuerte en esa persona; después te rascas el culo dando vueltas en el sentido de las agujas del reloj alrededor de un Renault 4L (¡y no es fácil de encontrar!).

8.- He leído al menos 25 tomos de todos los preceptos del Dalai Lama, y he acumulado felicidad para los próximos 4.690 años por lo menos.

9.- Sin olvidar las 50 veces que he tenido que examinar mi pantalla día y noche para detectar el famoso mensaje que contenía el puto virus para el que ni siquiera Microsoft, Macaffe o Norton Symantec eran capaces de encontrar antídoto y que, no contento de joder el disco duro, podía también meterse en la cadena de música, la tele y la cafetera… ¡cabrón!

IMPORTANTE: si no envías este e-mail en los próximos 10 segundos a al menos 8.500 personas, un dinosaurio llegado del espacio vendrá a comerse a toda tu familia mañana a las 17:30.

Hay que reconocer que como venganza resulta bastante irónico.

3 comentarios leave one →
  1. Marta permalink
    Jueves, 6 marzo 2008 10:07 am

    Hola Ruymán! jaja qué divertido el post de hoy! Gracias. A mi no paran ultimamente de ofrecerme que me alargue el pene….Que ? Que pene? todos los dias constantemente! Jajaja Saludos!

  2. Jueves, 6 marzo 2008 3:40 pm

    Marta, esos que comentas, junto con los de viagra, no los cuentos; se van directametne a la carpeta de spam. Total, tampoco necesito lo que anuncian. 😉

    Saludos

  3. Millaquito permalink
    Viernes, 7 marzo 2008 3:58 pm

    Uff, uno nunca sabe eso de si no lo necesitas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: