Saltar al contenido

Entre fogones (Los fogones de Papá)

Miércoles, 19 marzo 2008

Desde hace algunos meses vengo buscando un regalo especial, diferente para este día del padre. Me apetecía regalarle algo especial, aunque no encontraba qué. Sin embargo fue mi padre quien, sin saberlo, me dio la respuesta: un blog. A continuación reproduzco la entrada con la que lo presento. Como como digo en ella, espero que con el paso del tiempo se convierta en mucho más que otro blog de cocina.

El refranero español, que es muy sabio, dice que uno tiene que ser cocinero antes que fraile. Aunque le encanta cocinar, mi padre nunca fue fraile, sino maestro. Durante muchos años le escuché decir que cuando se jubilara iba a escribir un libro de cocina en el que plasmar todas esas recetas -extrañas o no- con las que suele obsequiar los paladares de familia y amigos en los días de fiesta.

La jubilación, anticipada, llegó hace alrededor de un año y medio, pero el libro de cocina no ocupó un lugar de privilegio entre los múltiples proyectos iniciados en esta nueva etapa.

Sin embargo, la pasada navidad mi padre me insinuó que podía incluir algunas de sus recetas entre los artículos de mi blog, Un canario en Madrid. En ningún momento me planteé aceptar la propuesta, porque me pareció que hacerlo sería un poco egoísta por mi parte. Contar sus recetas debería ser tarea suya, no mía.

Pero una idea empezó a rondar por mi cabeza: regalarle su propio blog de cocina.

Durante estos meses, en más de una ocasión he tenido que morderme la lengua para no desvelar el secreto antes de hoy, día del padre, en el que hago entrega de este rincón de la red a mi padre para que comparta con quien quiera acercarse hasta aquí, no sólo sus recetas, sino algunas de las experiencias acumuladas durante más de treinta y cinco años de carrera docente, porque, además, estoy convencido que quien de verdad es maestro, lo es para siempre. Jamás se jubila del todo.

Aunque ocasionalmente pueda seguir apareciendo por aquí, con esta entrada hago entrega simbólica de Entre fogones a su verdadero propietario. Le deseo una larga vida y espero que se convierta en mucho más que otro blog de cocina.

Supongo que para que este deseo se cumpla, ahora me toca enseñarle como funciona toda la trastienda. Paciencia.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: