Saltar al contenido
Anuncios

La pasión de Bastián

Jueves, 3 abril 2008

La pasión por los libros, por la lectura, no puede describirse. Es imposible transmitir las sensaciones que se experimentan cada vez que se abre un nuevo libro. O cada vez que se cierra una historia de forma definitiva. Por eso, este mediodía me ha encantado reencontrarme con estos párrafos que leí siendo adolescente y tenía casi olvidados:

“La pasión de Bastián Baltasar Bux eran los libros.

Quien no haya pasado nunca tardes enteras delante de un libro, con las orejas ardiéndole y el pelo caído por la cara, leyendo y leyendo, olvidando el mundo y sin darse cuenta de que tenía hambre o se estaba quedando helado…

Quien nunca haya leído en secreto a la luz de una linterna, bajo la manta, porque Papá o Mamá o alguna otra persona solícita le ha apagado la luz con el argumento bien intencionado de que tiene que dormir, porque mañana hay que levantarse tempranito…

Quien nunca haya llorado abierta o disimuladamente lágrimas amargas, porque una historia maravillosa acaba y había que decir adiós a personajes con los que había corrido tantas aventuras, a los que quería y admiraba, por los que había temido y rezado, y sin cuya compañía la vida le parecería vacía y sin sentido…

Quien no conozca todo eso por propia experiencia, no podrá comprender probablemente lo que Bastián hizo entonces.”

Estos párrafos fueron escritos por Michael Ende en 1979 y podemos leerlos impresos con tinta roja en una de las primeras páginas de la novela La historia interminable. Personalmente, los suscribo uno por uno.

Quien nunca haya sentido nada de lo que expresan, jamás los podrá entender.

Quien no los entienda, no ha vivido.

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. Marta permalink
    Viernes, 4 abril 2008 10:22 am

    Ruymán, algo así me pasa. Cuando el libro se está acabando se acaba también la unión entre los protagonistas y yo. Para eviatrlo muchas veces lo que hago es dejarlo casi terminado, saborear durante días la historia y el final que le quiero dar, el que me gustaría a mí, y después terminar de leerlo, más por curiosidad que porque me haga falta saber cómo termina. Leía más en mi juventud (jeje divino tesoro) y recuerdo haberme enfadado muchísimo cuando terminaba de leer “Rebeldes”, que tengo guardado en Santander en alguna parte, que leí con 15 o 16 y que supuso un antes y un después. Desde entonces me lo pienso antes de leer el último capítulo. Saludos

  2. teniente d'hubert permalink
    Viernes, 4 abril 2008 5:26 pm

    Yo también podría suscribir tales palabras. Echo la mirada atrás y, la verdad, me reconozco en cada una de tales situaciones. Recuerdo que el primer libro que leí, allá en mi más tierna infancia y salvo que la memoria me engañe, fue FAYCÁN, de Víctor Doreste, una deliciosa fábula sobre los canes que adornan nuestra Plaza de Santa Ana:

    http://www.gcanaria.com/patronato_turismo/14783.0.html

    Después vinieron muchas más lecturas, unas pasaron sin pena ni gloria, pero otras, por distinas razones y no necesariamente por su calidad literaria, dejaron huella indeleble. Todavía recuerdo los escalofríos que me recorrían el cuerpo mientras leía DRACULA, de Bram Stoker ( sensaciones que he revivido recientemente en SOY LEYENDA, de Richard Matheson ) . Nunca he reído tanto como en LA SOMBRA DEL AGUILA, de Pérez Reverte, risas que se convirtieron en pesadumbre en las últimas páginas. En una noche, sin dormir, leí del tirón EL PSICONALISTA, de KATZENBACH.

    Siempre tengo dos libros de cabecera: uno, el que en ese momento lea; el otro, que siempre me acompaña, es CASTILLA, de Azorín. A veces, el mejor descanso es el que es precedido por la lectura, al azar, de algún párrafo tan simple y hermoso como el que dice ” La catedral es fina, frágil y sensitiva. La dañan los vendavales, las sequedades ardorosas, las lluvias, las nieves. Las piedras areniscas van deshaciéndose poco a poco…”

    http://html.rincondelvago.com/castilla_jose-martinez-ruiz-azorin_1.html

  3. Millaquito permalink
    Viernes, 4 abril 2008 10:27 pm

    Hay un libro, titulado “Como una novela”, de Daniel Pennac, que es recomendado cuando se habla de animación a la lectura, pero en mi opinión, habla, de una forma muy cercana de las sensaciones que la lectura provoca y el proceso de acercamiento a esta. En él plantea algo que suscribo, y es que no debemos excusarnos por no leer diciendo que no tenemos tiempo, ya que leer es como enamorarse: le quitamos tiempo a los amigos, al sueño, a las aficiones para estar con nuestro amor.
    Creo que es un libro muy interesante y para nada difícil de leer como algunos ensayos y espero encontrarlo por ahí para comprarlo, porque lo leí de una biblioteca, casi por casualidad y me gustaría tenerlo cerca para leer algunos pasajes de vez en cuando.
    Después de este rollo, seguro que suscriben eso de que leer, como las relaciones, roba tiempo a otras cosas, jeje, aunque a veces los enamoramientos no llevan a ninguna parte, como algunas lecturas. ;P

  4. Sábado, 5 abril 2008 1:52 am

    Millaquito, según la web de Casa del Libro, lo tienen disponible (9,50) y en la Fnac no está en stock, pero sí en catálogo, vamos, que si lo pides te lo traen (9,03). En ECI, no sale y seguro que en El Libro Técnico o Nogal también te lo consiguen, con la ventaja de que no pagas IVA, claro que si quieres que te lo lleve, a mi en la Fnac me dan puntos…

    Por cierto, D’hubert, veo que te ha dado envidia que Millaquito saque su foto en forma de avatar y, como dicen en mi tierra culo veo, culo quiero. Bueno, pues parece que sólo falta Marta por animarse. 😉

Trackbacks

  1. El Reino de Fantasía « Un canario en Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: