Saltar al contenido

Afán de superación

Martes, 23 septiembre 2008
tags: ,

Ayer, Televisión Española estrenó la segunda edición del programa El coro de la cárcel. Lo hizo, al igual que ocurrió con la primera, sin publicidades estridentes y en el late night, esto es, tras el horario de máxima audiencia.

En su primera edición, el programa mostró la vida de diez reclusos de la prisión de El Dueso que tomaron parte en una actividad pionera: formar un coro que recibiría clases de interpretación para acabar actuando ante el resto de los internos. Durante varias semanas los espectadores conocieron un poco de las distintas historias personales que había detrás de cada uno de los integrantes de esa peculiar formación musical.

Pudieron comprobar cómo cualquier persona puede cometer un error que dé al traste con gran parte de su vida. Pero también descubrieron cómo, incluso en esas condiciones, existe la humanidad, el compañerismo y el afán de superación. Cómo la cárcel, afortunadamente, también puede cumplir su función de rehabilitar a aquéllos que tuvieron la desgracia de equivocarse y quebrantar la ley.

Descubrieron, en suma, cómo un reality show era capaz de difundir valores positivos, alejado de grandes premios e ínfulas de popularidad. Tanto, que el programa ha obtenido diversos premios y nominaciones, entre ellas a los Emmy Internacionales, y su formato ha sido vendido a quince países, algo de lo que presume estos días el director de TVE, Javier Pons, asegurando que se trata de una apuesta por el compromiso social.

En su estreno, la segunda edición de El coro de la cárcel, que ahora es mixto, fue visto por 856.000 espectadores, lo que le supuso un 14.1% de share. Cifras que contrastan con las obtenidas por el primer programa de la décima edición de su antítesis, el pasado domingo en Telecinco (4.517.000 espectadores y 29.2% de share).

Pues, qué quieren que les diga, personalmente prefiero emocionarme con las vivencias de quince personas que están pagando por sus errores mientras intentan crecer personalmente y superarse día a día, que ser testigo de cómo discuten o hacen el vago otros tantos aspirantes a contertulios de programas de cotilleo.

De hecho, todavía se me pone la piel de gallina cuando veo cómo se despidieron de su profesora los integrantes del coro en su primera edición:

Más vídeos de El coro de la cárcel, aquí.

One Comment leave one →
  1. Marta permalink
    Jueves, 25 septiembre 2008 10:06 am

    No sigo ninguno de los dos programas que mencionas pero gracias por la sinopsis que se aproxima mucho a lo que yo opino. A veces cuando estoy en Espana oigo a la gente decir Uy yo Gran Hermano? yo eso nunca lo veo, vaya vaya pues el 29% me miente, está claro. Para los presos de esta cárcel tener el incentivo que les da este programa me parece una buena idea, soy dce la opinión que la gran mayoría de ellos y ellas han llegado ahí precisamente por falta de carino y atención, a lo que uno no da importancia si siempre la tiene por parte de la familia y amigos. Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: