Saltar al contenido
Anuncios

Más de lo de siempre

Martes, 31 marzo 2009

Hoy he vuelto a convencerme de que la vida es como una rueda en constante movimiento, condenada a repetir determinados ciclos una y otra vez. Sólo que, unas veces el diámetro de la circunferencia es menor que otras y, en ese caso, la repetición se da con una frecuencia mucho mayor.

Es algo que sucede, por ejemplo, con este blog. Cada cierto tiempo pasa por una especie de crisis en la que, por diferentes motivos, me veo sin tiempo –o sin ganas– de escribir. Cuando eso ocurre, me remuerde la conciencia y me asomo a esta ventana entonando un mea culpa y haciendo propósito de enmienda. Al menos, hasta que vuelve a ocurrir.

No intento con esta entrada justificar la irregularidad que muestra este blog en las últimas semanas –justo cuando comenzaba a recuperarse de un inicio de año completamente desastroso–, ya que es fruto, entre otras cosas, de una serie de cambios que estoy preparando para celebrar su segundo aniversario y que verán la luz más pronto que tarde, sino que pretendo hablar de una circunferencia con un diámetro algo mayor: la de la actualidad informativa.

Hay una máxima que dice algo así como que los temas de los que se ocupan los medios de comunicación no se crean ni se destruyen, sino que se repiten cíclicamente. Desde hace cosa de un mes, estoy comprobando –de nuevo– que es cierta. Es el tiempo que llevo leyendo Con ánimo de ofender, título bajo el que se agrupa una selección de los artículos que publicó Arturo Pérez-Reverte en El Semanal, entre 1998 y 2001.

En ellos, al igual que hiciera en Patente de corso, volumen que recoge gran parte de los textos publicados entre 1993 y 1998, el autor de la saga de las Aventuras del capitán Alatriste utiliza su afilada escritura para analizar asuntos como la escasa calidad del sistema educativo, la degradación de la clase política española, los peligros de la moda estival, la salvaje especulación inmobiliaria o el papel de España en organismos internacionales como la OTAN, sin preocuparse de si puede molestar a alguien con su brutal sinceridad. O, mejor dicho, contando con ello.

Sin embargo, lo más llamativo es que si se cambia el nombre de un político por el de otro, el de esta ciudad por el de aquella y un conflicto bélico por el de más allá, es posible publicar de nuevo la mayor parte de estas columnas como si acabaran de ser escritas, sin que se note que lo fueron hace más de quince años. De hecho, si me encontrara con el escritor cartagenero le retaría a que lo hiciera, a ver si consigue que hordas de lectores airados lo acosen con correos electrónicos –en lugar de con cartas– en los que le echen en cara su falta de ideas y originalidad.

En lo que respecta a la crisis económica, aunque Pérez-Reverte también se ocupó convenientemente del papel de bancos, constructoras y demás grandes multinacionales, son los propios medios los que se encargan de recordarnos que ya se hablaba de ella en 1929.

Porque, el caso es que tanto la Historia como la historia son tozudas y están condenadas a repetirse una y otra vez. La frecuencia con la que lo hagan dependerá del tamaño del radio de la circunferencia en la que se suceden los acontecimientos que las forman. El problema es que ese radio cada vez parece ser más pequeño, o la rueda cada vez gira más rápido.

En ambos casos, el resultado es más que preocupante.

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. teniente d'hubert permalink
    Miércoles, 1 abril 2009 9:07 am

    Como me dijiste, yo sigo pendiente del blog. A ver qué novedades son esas que me anunciaste en ” petit comité” 😀

  2. Millaquito permalink
    Miércoles, 1 abril 2009 5:03 pm

    No deberías fustigarte por no atender el blog, creo que quienes te siguen saben esperar a que les sorprendas con algo.
    Por otro lado, veo que ta ha gustado el libro, y me alegro mucho.
    P.D. Yo tampoco tengo mucho tiempo para comentar, “sorry”.

  3. Jueves, 2 abril 2009 2:00 am

    A ver, que no me fustigo, es sólo que me da rabia que me ocurra con cierta frecuencia y por eso lo ponía como ejemplo.

    En cuanto al libro, regalármelo era apostar sobre seguro.

    Por cierto, ¿sabías que si buscas “millaquito” en Google, el primer resultado que arroja es este blog?

    En lo que respecta a las novedades del aniversario, apenas les quedan unas horas de espera. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: