Saltar al contenido

Otoño en abril

jueves, 12 abril 2007

Llueve al sur de Madrid. La tarde, de repente, se ha vuelto oscura, triste. Estamos en pleno mes de abril, pero parece otoño. Son sólo las seis y media y, sin embargo, parece mucho más tarde. Los pájaros han dejado de cantar. Desde mi ventana veo caer la lluvia sobre los árboles que, tímidamente aún, comienzan a reverdecer. Los niños hoy no juegan en el parque de abajo.

La temperatura aún es fresca, pero no llega a hacer frío. Tal vez, trece grados. Los habituales de estas tierras dicen que este año por aquí no ha pasado el invierno. Sin embargo, es una circunstancia que agradezco. Hay días que cuesta estar lejos de casa, en un lugar donde sol no es sinónimo de calor. Porque aquí, hay días que el sol no calienta.

La tarde se ha vuelto oscura. Con este tiempo no apetece trabajar, pero hay mucho por hacer y poco tiempo disponible. Sin embargo, el cuerpo me pide apagar el portátil y enroscarme en el sillón, tapado con una manta, mientras me doy a los Síndromes de Estocolmo, de Ángeles Jurado, uno de los libros que me regalé esta Semana Santa, cuando disfrutaba bajo el sol de Gran Canaria.

Este tiempo, al igual que el libro y las experiencias -ficticias o no- que nos narra su autora desde la capital sueca, me invitan a dejarme arrastrar por la nostalgia. Hoy no puedo dejar lo que estoy haciendo, pero, al menos, puedo dejar correr mi síndrome a través de esta entrada, que no es más que un guiño, un pequeño homenaje a un día de abril que se hizo otoño.

3 comentarios leave one →
  1. viernes, 13 abril 2007 2:16 am

    Espero que lo disfrutaras 🙂

    Aquí el tiempo está raro. Te llevaste el sol a medias: de repente se te hielan los dedos dentro de las alpargatas, de repente sudas al salir de las sombras de los edificios.

    A mí me apetece mucho un día frío, con un libro y una manta, como el tuyo.

    Beso.

  2. viernes, 13 abril 2007 9:20 pm

    No me digas eso, que en quince días me vuelvo, porque aquí el puente de mayo es un acueducto, y esta vez sí que quiero playa, playa y más playa.

    (Aunque no sé si hay suficiente confianza) besos también. Y digo besos, porque aquí se dan dos.

  3. domingo, 15 abril 2007 11:23 pm

    Hay confianza 😉

    El fin de semana estuvo bueno. Tranquilo, que se pondrá estupendo antes de que vengas. A la playa todos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: