Saltar al contenido
Anuncios

Un martes en la sección de Finanzas

Martes, 10 julio 2007

Hoy entré en la redacción hacia las doce y media, algo tarde si tenemos en cuenta que la jornada laboral empieza a las diez de la mañana. Llegué a esa hora porque tuve una rueda de prensa a las diez y media. Un grupo bancario presentaba un nuevo producto de inversión. En ese momento uno de mis yo frikis, el bancario, debió apoderarse de mí, porque no sólo me pareció interesante lo que contaron, sino que creo que hasta me divertí.

Lo primero que hay que hacer cuando se entra en la redacción, además de saludar –ante todo, hay que ser educados–, es echar un ojo a la prensa del día. Luego, el jefe de sección reparte el trabajo y cada uno a lo suyo. Ya empieza a notarse que estamos en julio. Tanto ayer como hoy los temas escaseaban. Hasta la una y media no habían maquetado las páginas de la sección, por lo que aún no sabía de cuántas líneas iba a disponer para contar la rueda de prensa. Como hay que aprovechar el tiempo, en lo que llegaba la maqueta, me puse a adelantar la página de fondos que se publica los fines de semana y que, por ahora, me va a tocar hacer a mi.

Cincuenta líneas, me dijeron que tenía a las dos. Poco para todo lo que tenía que contar. Además, la información iba a ir acompañada de un gráfico, que acabó cayéndose, porque, como suele ser habitual, empezaron a llegar informaciones a la redacción y a la presentación de resultados de Banesto se sumó la de no recuerdo qué caja. El espacio, por tanto, ya empezaba a escasear.

Después de comer, con el estómago lleno y la cabeza luchando contra el sueño, hay que redactar la información, seguir con la página de fondos del sábado y echar una mano donde haga falta. A medida que se acerca la hora de cierre se nota cierta tensión en toda la redacción, aunque tengo que reconocer que hoy en Finanzas llegamos bastante bien.

Imagino que editar un diario económico en pleno mes de agosto tiene que ser bastante “complicado”, al menos en la sección financiera. En agosto, los bancos, al igual que otras muchas empresas, prácticamente cuelgan el cartel de cerrado por vacaciones. De hecho, estamos empezando julio y parece que las noticias comienzan a escasear… o a salir todas juntas. Al menos, julio es el mes en el que todos los bancos presentan sus resultados, que siempre son excelentes.

O igual me equivoco y es todo más fácil y relajado de lo que imagino y sólo hay que quejarse del calor. En cualquier caso, tengo que reconocer que escribir casi contrarreloj, tratando de encajar los textos, poner un buen titular o correr hacia la impresora a por un teletipo para cerrar los breves me produce una descarga de adrenalina. Es una situación excitante, que te hace sentir orgulloso y satisfecho cuando todo, como no puede ser de otra forma, sale bien. Lo más chocante de todo es que uno se siente así en la sección de Finanzas, tema que no es, precisamente, el más divertido de todos.

Y es curioso, también, ver cómo esa sensación de orgullo y satisfacción vuelve al día siguiente cuando, tras saludar al entrar en la redacción, te sientas a leer la prensa y ves tu nombre escrito, bajo un titular, en la sección de Finanzas, en las páginas de color salmón.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: