Saltar al contenido

Infeliz cumpleaños

miércoles, 18 julio 2007

Hoy Yéremi, ya a secas, el niño cuya fotografía cubre gran parte de la isla de Gran Canaria, ha cumplido ocho años. Sólo quien decidió apartarlo de su familia pasado diez de marzo sabrá cómo ha vivido el niño este día que debería haber sido tan especial como el del año pasado, aquél que todos pudimos ver por televisión. Sin embargo, sí sabemos que para su familia, probablemente, ha sido el peor día de todos.

Yéremi escogió para nacer el mismo día en que se celebra una efeméride de tipo político, a la que, hoy en día, la prensa nacional  de información general le dedica casi tanto espacio como a Yéremi. Casi ninguno. Y, cuando lo hace, es para prácticamente decir lo mismo. Aunque también hay excepciones. La prensa local, como es lógico, debería dedicarle más espacio o personalizar la información, pero no siempre ocurre así.

Su familia no ve como una señal de olvido el hecho de que una multitud de periodistas ya no aguarde bajo las ventanas de su casa, sino que lo perciben como un descanso, un alivio. Y, de hecho, no creo que la gente se haya olvidado de Yéremi, ya que, me cuentan, la Isla sigue llena de carteles. La policía tampoco lo ha hecho y sigue, incansable, su silenciosa labor.

De cualquier modo, frente al impresionante eco mediático de la desaparición de Madeleine, la niña británica, resulta frustrante ver cómo seguimos sin noticias de Yéremi. Más de cuatro meses después, no hay nada nuevo. Sólo las mismas especulaciones y las mismas inoportunas preguntas a la familia. Por eso entienden la ausencia de los periodistas como un descanso. Un descanso para poder llevar su sufrimiento donde debe hacerse, en la intimidad. Sobre todo en días como el de hoy.

Afortunadamente, la familia sabe que, con periodistas haciendo guardia en su puerta o sin ellos, tienen el apoyo incondicional y absoluto de la sociedad canaria, que anhela un final feliz y cercano para esta pesadilla. No en vano, los nuevos carteles ya no dicen “desaparecido”, sino “te seguimos buscando”.

Como también desea que se acabe pronto la pesadilla de la familia de Sara Morales, que nunca tuvo a la prensa esperando bajo su ventana. La familia de Sara, que ya celebró su infeliz cumpleaños, se prepara para, el próximo día treinta, recordar a los medios que la niña lleva un año fuera de casa. Los grancanarios recuerdan ambas ausencias cada día. Sus familias, simplemente, las sufren. Igual que ellos.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: