Saltar al contenido
Anuncios

El niño y el enano

Jueves, 10 enero 2008

En 2005 tuve la suerte de poder pasar dos semanas en la Isla de La Palma. Mis padres, mis hermanos y mi abuela, ya la habían visitado el verano anterior. Yo, por motivos laborales, tuve que quedarme esa semana y pico solo en casa. Volvieron encantados con la Isla y planeando un viaje para el siguiente verano. Para las Fiestas Lustrales.

Después de haberme quedado con las ganas el año anterior, sobre todo si tenemos en cuenta que La Palma era la única isla que me faltaba por visitar, no dudé en apuntarme al viaje. Jamás me arrepentiré, porque además de caer enamorado ante la belleza y la idiosincrasia de la Isla, disfruté de las fiestas como hacía años que no disfrutaba. Aunque tuviésemos que hacer cola para casi cualquier evento.

Las Fiestas Lustrales se celebran cada cinco años, como su propio nombre indica, con motivo de la Bajada de la Virgen de Las Nieves desde su ermita hasta la Iglesia de El Salvador, en Santa Cruz de La Palma. Es, por tanto, la celebración más importante de la Isla y, sin embargo, sigue conservando el encanto de las fiestas de los pueblos. A pesar de ser un importante reclamo turístico que llena desde semanas antes los hoteles palmeros, sus actos siguen siendo los de siempre: la Pandorga, el Baile del Minué, el Diálogo entre el Castillo y la Nave y, sobre todo, la Danza de los Enanos.

Los Enanos son el icono por excelencia de La Palma, pero, por mucho que se hayan visto por televisión, hay que verlos en directo para saber lo que realmente significan. Ver cómo 24 hombres de gran estatura entran en una pequeña caseta para salir, apenas unos segundos más tarde, convertidos en verdaderos enanos que bailan al ritmo de una  polca cada vez más frenética es una experiencia inolvidable.

Sobre todo si, además de verlos actuar en el recinto ferial, tienes ocasión de observarlos en alguna de las exhibiciones que realizarán en diversos puntos de la cuidad durante toda la noche y hasta bien entrada la mañana. Aunque eso suponga que te tengas que levantar a las cinco y media, después de haberte acostado casi a las dos y tengas que esperar en La Alameda, lugar de la última representación, hasta bastante después de las nueve.

Nada de eso importa, porque, pese a sus caras de cansancio y aunque apenas pueden andar sin ayuda, todo cambia cuando vuelve a sonar la pegadiza música y comienza la transformación. En ese preciso instante, ante ti, a escasos metros, no tienes a un hombre disfrazado de enano. No. La magia invade el lugar y lo que ves es un verdadero enano.

Es la última actuación hasta dentro de cinco años y, quizá, por ello, los enanos deciden salirse del cordón que delimitaba el espacio destinado a la actuación y que hace rato que no delimita nada, porque ha cedido ante la presión del numerosísimo público presente. La policía local abre pasillos y los enanos se mezclan entre el público, al ritmo de la polca. En ese momento, con varios enanos a medio metro de ti, sientes una gran envidia de ese niño que abandona la multitud y empieza a bailar delante de un enano, en una danza de tú a tú.

Dicen que es la magia de los enanos, que se repite cada cinco años. Casi con total seguridad, la anterior vez que salieron a la calle, ese niño que osó retar al enano 7. a una danza no había nacido. Y, casi con total seguridad, dentro de dos años y medio, la próxima vez que la magia invada las calles de Santa Cruz, no recordará la reprimenda que recibió de un guardia por haber osado bailar con un enano. Nadie se lo podrá reprochar, porque todos en ese momento deseamos ser ese niño. 

Estas navidades estaba revisando un cd en busca de imágenes que subir a Flickr, cuando me volví a topar con estas instantáneas tomadas por mi padre. En ese entonces yo todavía no había abandonado la fotografía analógica. Cada vez que veo las fotos de ese viaje -ya sean las digitales o las de papel- siento una gran nostalgia y me vuelvo a prometer que, salvo causa de fuerza mayor, el mes de julio de 2010 lo pasaré en La Palma.

Porque quiero volver a soñar con los enanos.

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. teniente d'hubert permalink
    Viernes, 11 enero 2008 8:28 am

    En efecto, no solo la isla merece una visita ( mejor, si se puede en dichas Fiestas ) , también sus gentes: ay, que acento más delicioso… ¡el más dulce del archipiélago!

  2. Cachón permalink
    Viernes, 11 enero 2008 6:43 pm

    Allí estaremos, Dios mediante, pués sabes que yo me hice la promesa que volvería en el 2010.(Por cierto, cuando estuve hablando con Nola en Navidad lo comentamos) Yo pienso que las personas que viven todos esos actos que tú ya mencionastes, pero sobre todo “La Danza de los Enanos” quieren volver de nuevo, porque como tú bien dices una cosa es verlo en television y otra verlo cerca de ti. Pues la emoción que se siente es inexplicable.
    Gracias por recordarme esos dias tan emocionantes que vivimos.
    Un beso.

  3. Sábado, 12 enero 2008 2:00 pm

    D’hubert, pues ya sabes, ve reservando para 2010, porque mucho hablar, pero poco hacer.

    Cachón, ¿ya le dijiste a Nola que volviese a reservarnos el apartamento? Porque me parece que en 2010, si quieres que vaya toda la gente que dijimos en su día, vamos a tener que alquilar el complejo casi entero. 😉

  4. Elisabet permalink
    Viernes, 18 enero 2008 3:35 pm

    ¡ Mis queridos enanos! Me alegra saber que has disfrutado de ellos. Me ha dado ese punto nostálgico leyendo tu post y alguna lágrima ha invadido mis ojos… los palmeros somos asi, un beso de una canaria ( palmera) en Madrid.

  5. Domingo, 20 enero 2008 9:41 pm

    Es que quien tiene la suerte de estar en La Palma durante las fiestas lustrales, vuelve enamorado de ella. Para siempre.

  6. Mumalos permalink
    Martes, 17 marzo 2009 11:46 pm

    En julio de 1980 estaba haciendo la mili en La Palma y vinieron los Enanos a hacer una representación en el cuartel.

    Los gigantes eran unos “moros” con capirote, baston y túnica que contaban en aquella ocasión la historia de su conversión al cristianismo con esta copla:

    Venimos desde el Islam
    cuna de nuestros mayores
    para cantarle a Miriam
    nuestras canciones de amores
    en el paraiso cristiano
    eres reina singular
    y de esta isla canaria
    su señora natural.

    Acto seguido entraron por una de las dos puertas de una pequeña carpa y aparecieron sin pausa alguna una pléyade de enanos bailarines y guasones que dejaron asombrada a toda la concurrencia con sus pasitos cortos y sus saltitos cómicos.

    Después de la actuación con algunos compañeros ibamos canturreando la copla de los gigantes y aquella imagen en el patio de armas del cuartel de infantería de Breña Baja con aquel espectaculo tan original ha quedado para siempre en mi memoria.

    No es una gran superproducción. Pero tiene toda la grandeza de las cosas sencillas de la gente sencilla.

    Un abrazo para La Palma de este godo que, en su breve estancia en vuestra casa, de Junio a Agosto de 1980, tuvo la suerte de conocer las fiestas Lustrales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: