Saltar al contenido

¿Ha llegado la crisis también al arte?

lunes, 12 noviembre 2007

Después de pasarme todo un verano siguiendo la crisis hipotecaria estadounidense y su posterior contagio a los mercados financieros y de crédito mundiales, en forma de crisis de liquidez, no puedo dejar de relacionarla con cualquier acontecimiento negativo que roce, acaso ligeramente, el mundo de la economía. Tal vez se trate de una especie de paranoia. Algo así como el síndrome del credit crunch.

Hace algo más de un mes leí que un cuadro pintado por Miquel Barceló había sido vendido por más de 800.000 euros en una subasta organizada por Christie’s en Madrid. Entre las más de 150 obras subastadas, también se incluía el Cuadro 32, de Manolo Millares, que se vendió por un precio de 502.650 euros. Algo que no entiendo, porque nunca le he visto el punto a las obras de Millares, sobre todo cuando de arpilleras se trata.

En fin, que la primera subasta que organizaba Christie’s en Madrid fue un auténtico éxito y a mi me dio por pensar que, si los que tienen dinero de verdad siguen invirtiendo en arte del bueno -y no como los incautos a los que, presuntamente, estafaron en Afinsa o Forum Filatélico-, igual el tema de la crisis de liquidez no va a ser para tanto. Que ya se sabe que los que nos dedicamos a esto del periodismo somos unos exagerados.

Por eso, para salir de dudas, decidí seguir otra subasta que estaba llamada a fijar precios récord. Esta vez la cita era en Nueva York, donde Sotheby’s sacaba a la venta obras de Gauguin, Picasso y uno de los últimos paisajes pintados por Van Gogh antes de suicidarse. Precisamente este último cuadro, titulado Los Campos, debía ser, según los expertos, la reina de las pujas. Su precio de salida era de tan sólo 24 millones de dólares. La subasta se celebró el pasado 7 de noviembre y Los Campos de Van Gogh, junto a cuadros de varios autores más, se quedaron sin vender.

Imagínense mi cara cuando leo esto. No puede ser que los americanos ricos de verdad dejen pasar estas oportunidades, justo ahora que el precio de la vivienda en Estados Unidos está por los suelos y no parece que haya nadie dispuesto a invertir en el ladrillo. ¿Será que la crisis de liquidez ha alcanzado a los bolsillos de los grandes coleccionistas y éstos no llevan lo bastante en suelto para pagar sus cuadros? La cosa ya no está tan clara. Pero, para ser sinceros, tampoco lo ha estado nunca.

Lo que sí que parece claro es que a los coleccionistas españoles invertir en arte les cuesta menos que a los americanos. Es una simple cuestión de precio. Saber si el hecho de que varios cuadros acabaran sin comprador hace apenas una semana constituye un síntoma más del miedo a la crisis es una cuestión de tiempo.

Tal vez mañana se aclaren parte de estas dudas, porque Hug Grant vende mañana en Christie’s su Simply Liz de Andy Warhol. Espera hacerlo por 17 millones de euros. Ahora sólo necesita que alguien se fíe lo suficiente del sistema como para que los pague.

Un objetivo que se me antoja bastante complicado.

Arpillera de Manolo Millares

Una Arpillera de Manolo Millares

3 comentarios leave one →
  1. adri5 permalink
    domingo, 22 junio 2008 12:30 am

    Crisis también cultural y patrimonial porque estamos asistiendo a la desaparición de la arquitectura clásica siendo sustituída por edificaciones racionalistas y casas pareadas o duplex en nucleos rurales destruyendo así la identidad de los pueblos, obra de especuladores que dirigen a arquitectos ineptos vendidos al capital que están traicionando a su patria. A todo esto ningún pueblo se manifiesta porque esto de exigir derechos e identidad es demasiado democrático para los pobres españolitos acostumbrados a decir si señor en la dictadura de Franco. Después de este periodo de ineptitud tendremos que levantar una nueva España auténtica.

  2. eowyn permalink
    miércoles, 25 junio 2008 8:29 am

    Aunque por otro lado se producen buenas noticias a favor del arte como que la reserva natural de Urdaibai, en Vizcaya, acogerá una nueva sucursal del Guggenheim y que se ha pagado un precio record (50 millones) por un Monet («Le bassin aux nymphéas», 1919)… parece que aún estamos interesados en esto del arte!

  3. eowyn permalink
    jueves, 26 junio 2008 2:21 pm

    Y si al final te gastas los ahorros de tu vida y te hipotecas hasta las cejas por una afamada obra de un afamado autor que, con el paso de los años, resulta ser la afamada obra de un no afamado autor?
    http://www.elpais.com/articulo/cultura/coloso/seguro/era/Goya/elpepucul/20080626elpepucul_8/Tes
    ahora me cuestiono lo de invertir en arte…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: