Saltar al contenido
Anuncios

Limones agridulces (El loro en el limonero)

Jueves, 20 marzo 2008

Al igual que han hecho otros muchos europeos, Chris Stewart decidió junto a su esposa Ana afincarse en Andalucía. Para ello, compraron un cortijo en un valle de Las Alpujarras, aunque no tenían ni idea de cómo debía llevarse. Desde entonces, y a pesar de la sequía, ha llovido bastante.

Un día, cuando ya lleva alrededor de una década en Andalucía, Stewart decide contar la experiencia de poner en marcha el cortijo, convertirlo en su hogar y comenzar a formar en él una familia en un libro. Nace así la deliciosa historia de Entre Limones. El libro alcanza cierto éxito en el Reino Unido y, unos años más tarde, también en España.

La historia de Entre Limones acaba en un punto álgido. Su hija acaba de nacer -o casi- y la vida de Chris y Ana ha quedado ligada para siempre a Las Alpujarras y sus habitantes. Lo que se espera, por tanto, al abrir El loro en el limonero es que la historia arranque justo donde la dejamos, ya que se supone que es la continuación temporal del anterior volumen. Sin embargo, no ocurre así.

El loro en el limonero arranca cuando, al volver de esquilar ovejas en Suecia, Chris recibe la oferta de escribir un libro en el que relate su experiencia en El Valero, su cortijo. Por ese entonces, Cloë ya va a la escuela. Es decir, hay un importante salto temporal entre el primer y el segundo libro. Además, la historia principal deja paso a algunos momentos de su vida anterior -cómo llego a ser batería de Génesis hasta que lo echaron, sus peripecias como músico en un circo o su primer viaje a Sevilla para aprender a tocar flamenco-, que, a pesar de ser interesantes, dificultan captar el verdadero ritmo de la historia.

Stewart vuelve a hacer gala de un humor muy irónico a lo largo de toda la narración que, a pesar de las interrupciones, es tan fluida y fresca como la del libro anterior, pero le falta el punto de ingenuidad que conseguía transmitir Entre limones. Podemos resumirlo en que la inocencia con la que empezaba su vida en el libro anterior ha desaparecido después de diez años, lo que resta algo de encanto a la historia.

Ya no son aquel matrimonio británico que se asombraba con todo lo que les ocurría en su remoto cortijo andaluz. Ahora son ese matrimonio de británicos con una hija alpujarreña que sabe que en España puede pasar cualquier cosa, por surrealista que parezca. Como que un loro los adopte y se enamore de Ana. Y, quizás, para suplir esa ausencia incluya esas anécdotas y algunos saltos temporales que, aunque desordenan la trama principal, aportan el punto de ternura necesario.

La sensación que me deja el libro, por tanto, es la misma que la de un limón bañado en azúcar: dulce con un regusto agrio. No negaré que la primera experiencia fue algo mejor. Sin embargo, ese pequeño regusto no es suficiente motivo como para no volverlo a probar y, por supuesto, para que no recomiende su consumo a quien ya haya probado los limones y le hayan gustado.

Degustarlos sigue siendo un placer.

Anuncios
10 comentarios leave one →
  1. teniente d'hubert permalink
    Viernes, 21 marzo 2008 7:50 am

    Una curiosidad, Almuzara es la editorial del ex-ministro Pimentel

  2. Viernes, 21 marzo 2008 12:30 pm

    Al margen de que ya lo sabía, no entiendo cómo puede influir eso en la calidad de los libros que publica.

  3. teniente d'hubert permalink
    Viernes, 21 marzo 2008 1:06 pm

    A parte de que este blog lo leen más personas que su autor, solo se trata, repito, de una curiosidad que no prejuzga nada acerca de la calidad de sus obras. Es lo mismo que si te digo que GOTA A GOTA es el sello editorial de FAES.

  4. Viernes, 21 marzo 2008 5:19 pm

    Precisamente por no influir en la calidad de las obras es por lo que no consideraba oportuno ni, tan siquiera, nombrar la editorial. En el caso de FAES, la intencionalidad sí es evidente. En cualquier caso, no censuro la curiosidad, sólo indico que es indiferente al análisis (personal) de la obra.

    Por cierto, me halagas (y alivias) al considerar que este blog no es un mero ejercicio de ombliguismo. 😉

  5. Eloy permalink
    Lunes, 7 abril 2008 1:13 pm

    Acabo de terminar el primer libro , “Entre limones” y bueno, está bien… Aunque me quedé muy decepcionado por el final, donde hablan de que ven a dos vecinos de noche, en un burro acaramelados… ¿Acaba así o me faltan páginas en el libro?

    Me acerqué al libro porque soy un fan de Génesis (pero el de la era Gabriel, no tanto después) desde los 14 años y claro, salía un tal Chris Stewart en la historia. NO es el batería del primer album, como se dice en todo internet, sino de los 2 primeros singles. Era tan mal batería que su productor de entonces, un tal Jonathan King, convicto de pederastia, dijo que no podía seguir ni un minuto más. Y lo echaron, claro.

    No me he leído el segundo libro pero si es como dice el autor del blog, “Ahora son ese matrimonio de británicos con una hija alpujarreña que sabe que en España puede pasar cualquier cosa, por surrealista que parezca” , me voy a cabrear…

    Con los extranjeros en España, sobre todo ingleses y/o alemanes o te cabreas o desconfias:

    -te cabreas porque se ríen en tu cara y a la mínima de lo que ven en España, como diciendo “españa es lo que me habían dicho” –

    – desconfías cuando te dicen que “les encanta España”. Estoy seguro que lo realmente quieren decir es “me encanta España pero sin españoles”.

    Ambas actitudes me parecen igualmente insultantes. ¿Es que no nos parece surrealista muchas cosas cuando vamos al extranjero? ¿Es que en sus países todo funciona como un reloj de precisión? y finalmente ¿eso no es la Alpujarra, sierra remota y aislada de Andalucía? ¿no nos sorprendería también si somos de Lugo o de Logroño?

    De todas maneras, Stewart ha dicho muchas veces que se siente español también, algo que viniendo de un inglés, excéntrico como él pero inglés, es todo un logro.

    PD: ¿hay algo de malo en las FAES? ¿hay algo de malo en ser derechas? Igual es mejor y quedaría más chachiguay hablar del Instituto de estudios marxistas, de la Fundación de Pablo Iglesias…

  6. Lunes, 7 abril 2008 1:55 pm

    Eloy, a mi, personalmente, el sabor que me deja el segundo libro es un poco decepcionante con respecto al primero. Y, sí, el primer libro acaba así, aunque en el segundo desarrolla un poco esa historia.

    También cuenta su corta carrera en Génesis y, en efecto, no llegó a tocar en el primer LP. Lo que quiero decir con que son un “matrimonio de británicos con una hija alpujarreña” es que a esas alturas ya forman parte del lugar, pero hay cosas que, socialmente, les siguen chocando. La forma en que lo cuenta es muy irónica, al igual que en el primer libro y creo que hay más crítica a la actitud de los extranjeros -esa misma actitud que censuras tú- que a la de los propios españoles.

    Por último, en lo que respecta a las editoriales, tanto en el caso de FAES, como en el Instituto de estudios marxistas, existe una intencionalidad ideológica en sus publicaciones, que yo no censuro y que, además, me parece totalmente legítima en ambas, cada una en su línea política. Lo que digo en mi comentario es que me parece irrelevante de quién sea la editorial que edita este libro porque no creo que tenga ninguna motivación ideológica.

    Creo que en este blog, en ningún momento he criticado ni descalificado ninguna ideología política. Es más, intento dejar los asuntos políticos al margen del mismo, aunque a veces me sea algo difícil y, eso sí, siempre suelo ser igual de crítico con todos, como habrás podido comprobar si has leído algo más del blog que esta entrada.

    Y por supuesto que no hay nada malo en ser de derechas, de izquierdas o de centro. Siempre que se respete la libertad de los demás a pensar y tener la ideología que deseen y creo que en este blog, que parte de una nula identificación con cualquier ideología, esa libertad se ha respetado siempre.

    Saludos.

  7. Eloy permalink
    Martes, 8 abril 2008 11:45 am

    Bueno, pues gracias Ruyman por confirmame el dato de que el primer libro acaba así de abruptamente. No me parece un buen final, sinceramente porque no es un final 😀

    También está bien que hayas matizado tu frase de que “sabe que en España puede pasar cualquier cosa, por surrealista que parezca”. Al parecer has querido decir “en las Alpujarras”, cosa algo más lógica. Si fueramos a una remota “cottage” de las highlands escocesas, seguro que casi todo nos parece surrealista también.

    El tema de los extranjeros en España y de su actitud es un tema que me resulta especialmente sensible porque actualmente vivo en una isla con el turismo como marco principal. No es agradable muchas veces trabajar con ellos pero en fin, es otra historia que no viene a cuento.

    Leeré el 2º libro en breve aprovechando el tirón del primero aunque su historia dentro de Génesis, como que no me va a sorprender demasiado 😀

  8. Eloy permalink
    Martes, 13 mayo 2008 9:20 am

    Pues me acabo de leer el 2º y niego la mayor de lo que se dice por ahí 😉 Creo que está mejor que el primero o por lo menos, a mí me ha gustado más.

    Como soy algo mal pensado jeje, creo que hay más negros que en el primero. Está bastaste mejor escrito, es más irónico y por tanto más gracioso.

    Realmente, Stewart no va para nada del típico guiri que se instala en España que dice que “le encanta España” (pero sin españoles). Muy al contrario, se “enamora” del país con todo lo que trae.

    Muy bonitas sus descripciones y sentimientos cuando viene por primera vez a España hace 30 años a aprender a tocar la guitarra en Sevilla. Llega a decir que “por entonces, quería ser español o lo que creía que era, es decir, ser moreno, manejar bien la navaja, tocar la guitarra y ser un donjuan. Pero no daba la talla”. Genial 😀

    Marca bien la diferencia de como eran las cosas antes y como son ahora. Por ejemplo dice que “los autobuses en España antes no eran como los de ahora”. Antes podias abrir las ventanas, eran lentos, ruidosos y traqueteaban todo el tiempo”… No está mal… 😀

    Para muchos guiris prepotentes y por tanto, acomplejados por algo por determinar, que viven aquí, España es prácticamente igual que hace 30-40 años, como una mezcla entre Marruecos y Latinoamérica. Y cuando ven algo equiparable o no le dan importancia o creen que es por casualidad, no por mérito. Lamentablemente estas falacias las oyes a veces de emigrantes españoles que han pasado su vida en el extranjero y que vuelven cuando se jubilan. Pocas cosas hay más irritantes que notar esta actitud de otro español que mira al resto por encima del hombro porque “ha pasado 40 años en Suiza o Alemania”…

    Stewart peca un poco si cabe, de recrearse en su carácter, es decir, de ser un poco perdedor, un poco inútil, que se deja engañar facilmente etc etc pero lo compensa con su profunda humanidad, altruismo y honestidad, que hace que el libro sea una delicia desde el principio al fin.

    Veremos qué da de sí la tercera parte, que no ha salido en español aun creo.

  9. Miércoles, 29 octubre 2008 3:47 pm

    yo me voy a buscar a este señor a las Alpujarras, a conocer su casa, sus perros, el rio, la chumbera, al Domingo y to bicho que se me cruce, y no me voy de alli sin que me dedique los dos libros,
    !ahi estamos!

  10. Miércoles, 29 octubre 2008 4:10 pm

    Pues después de la conversación que mantuve con él en la Feria del Libro, me da que no sólo te firma los dos libros, sino que te invita a unas papas a lo pobre, a dormir en la finca y hasta a ayudarlo a esquilar unas ovejas. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: