Saltar al contenido
Anuncios

Raindrops keep falling on my head

Lunes, 7 abril 2008

Cuando salí de la redacción vi cómo la luz de las farolas se reflejaba en el asfalto mojado de la calle, formando cientos de figuras temblorosas en el suelo. Mientras bajaba los escalones de la entrada comprobé, para mi disgusto, que aún llovía. Me voy a mojar, pensé, mientras me encaminaba hacia la estación de Nuevos Ministerios.

Al salir de debajo de la marquesina que protege la acera delante del edificio de la Agencia, noté cómo una lluvia fina descendía sobre Madrid. Me subí la cremallera de la cazadora, más por protegerme de las gotas de agua que el viento empujaba con fuerza, que del frío, ya que la noche, aunque fresca, estaba bastante agradable. Mientras encaminaba mis pasos hacia el Paseo de la Castellana, me consolé pensando que, aunque hubiese tenido el paraguas, abrirlo con ese viento habría sido una locura.

A mitad del camino, la llovizna apenas mojaba la cazadora, sin embargo el viento se empeñaba en arrojar las gotas más gruesas en mi cara. Pero no me molestaba. El tráfico escaseaba en una de las principales arterias de la capital y la ciudad estaba envuelta por ese silencio, casi mágico que rodea a la lluvia.

Cuando quise darme cuenta, me vi andando a saltitos para esquivar los charcos de la acera y tarareando con voz casi imperceptible la canción Raindrops Keep Fallin’ on my Head [en]. A pesar del cansancio propio del primer día de la semana, una sensación de felicidad empezaba a invadirme mientras caminaba bajo la lluvia.

Sigo sin saber de qué se trataba. Tal vez es que, en el fondo, me encanta que llueva.

B.J. Thomas, Raindrops Keep Fallin’ on my Head, 1960 (Tema incluido en la banda sonora de la película Dos hombres y un destino.

Anuncios
5 comentarios leave one →
  1. teniente d'hubert permalink
    Martes, 8 abril 2008 5:39 pm

    Es algo especial… Sin lluvia, sin duda, esta escena no sería la misma, por ejemplo:

    http://es.youtube.com/watch?v=sta9zX2avSI

  2. La Cibeles permalink
    Martes, 8 abril 2008 9:12 pm

    No sólo es la lluvia, es la lluvia en las calles de Madrid, no hay melancolía alguna en ella. Paso dos días en semana por delante de tu Agencia…la salida de esa calle a la Plaza de San Juan de la Cruz, o a la Castellana con lluvia, ya es todo un paisaje…

  3. Miércoles, 11 junio 2008 6:48 pm

    ¡Qué pelicula! ¡qué escena! me has robado una buena entrada, cabroncete…saludos.

  4. Miércoles, 11 junio 2008 8:15 pm

    Hombre, Gándara, no creo que mi mención tangencial a la película te impida escribir uno de tus magníficos posts. De hecho, aún me estoy riendo con el del tránsito, a cuya génesis oral tuve el placer de asistir. Saludos. 😉

  5. franco permalink
    Jueves, 18 diciembre 2008 5:51 pm

    esa cancion baile yo para el festibal de cuarto grado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: