Skip to content
Anuncios

Un pájaro pinto se posó en un tuno

Domingo, 6 abril 2008

Comentaba mi tía Lily una de las últimas veces que estuve en Gran Canaria -supongo que debió ser en Navidad- cómo, con apenas tres años y medio, su nieta, Gara se había convertido en un verdadero pico de oro. Aunque, como todos los niños, sólo habla cuando y con quien quiere.

Decía mi tía que le había enseñado una pequeña poesía que nosotros aprendimos de niños y que Gara no dejaba de repetir. Recuerdo que, en mi caso concreto, me la enseñó Teresita, la suegra de otra de mis tías. Por aquel entonces, todavía no era su suegra, sino la madre de su novio y, en ocasiones, algunos de sus sobrinos, con no más de seis o siete años, solíamos acompañarla cuando iba a visitarla.

De esas visitas, entre otras anécdotas, recuerdo que siempre solía recitarnos la poesía que, muchos años después, mi tía le enseñó a su nieta.

Un pájaro pinto
se posó en un tuno
y por ser goloso
se picó to’ el culo

Para quien no sea de Canarias, aclaro, al menos en Gran Canaria, que los tunos son el fruto de la tunera, de las que en las islas hay muchas, por haber sido usadas en el cultivo de la cochinilla. Como imagino que esta aclaración, de lógica aplastante, no despeja ninguna duda, también explicaré que una tunera es lo que en otras partes de España se conoce como chumbera y sus frutos como higos chumbos, excepto en Tenerife, donde se les denomina higos picos.

Tunera, tomada del Flickr de Manuel Almeida.

Aunque dicen que son deliciosos, tengo que reconocer que no me gustan los tunos. Seguramente se trata de algo irracional, pero siempre he tenido pánico a las púas de las tuneras. Con sólo pasar cerca de una, comienza a picarme todo el cuerpo. Cuando hay tunos en casa y veo a mi madre, tenedor y cuchillo en mano, pelándolos en la cocina, puedo pasarme un par de días sin tocar el poyo. Y, aún así, siempre acabo clavándome alguna púa. Así que de meterme esa fruta en la boca, nada de nada. Por muy buena que pueda estar.

Siempre me he preguntado qué clase de tunera sería en la que se posó el pájaro, presa de su gula, porque no sé qué habría sido peor, si una tunera normal, con muchas púas pequeñitas o una tunera india, que tiene menos, pero mucho más largas y afiladas. Sólo de pensarlo se me encogen ciertas zonas del cuerpo, bastante cercanas a lo que se picó el pájaro.

Mejor no saberlo.

Anuncios
12 comentarios leave one →
  1. Marta permalink
    Lunes, 7 abril 2008 6:29 am

    Ruymán, yo sí probé un tuno en el mercado de Las Palmas. No me lo pelé yo, naturalmente (reconozco que es mejor que lo haga un experto). No me fascinó pero sí que lo volvería a comer. Fresquito sí estaba. Por cierto, tengo en mi poder un libro de leyendas canarias que empecé a leer anoche. Ahora ya sé que de verdad lo tuyo es un nombre, y que Ruymán se enamoró de Guayarmina, y que por desobedecer a su padre casi lo despenia, pués Guayarmina era una mujer hermosisíma pero también estaba capturada por el padre de Ruymán, Belcomo (?)… en fín, en ello ando. Ya sé que parece raro, pero estoy intentando ganarme mi pasaporte con el plátano encima… lo que hace el amor! Saludos y sé bueno,,,no como el primer Ruymán de la historia…

  2. Cira permalink
    Lunes, 7 abril 2008 3:07 pm

    Estimado Ruymán, no es por ser “pelota” pero hace más de 6 meses que estoy enganchada a este blog. Siento mucho que no te gusten los tunos pero en verano, sentarse a la fresca y comer sobre todo, y para mi gusto, tunos blancos es gloria bendita.
    Me gusta también que tras tanto tiempo fuera sigas diciendo la guagua, y como tú he descubierto en muchas ocasiones el desconocimiento que de nuestra tierra tienen en la península, así que sigue siendo embajador. Por cierto no recuerdo si era en Alcalá pero en algún sitio leí que habían abierto una tienda con productos canarios, incluida el agua Firgas… Saludos.

  3. Cira permalink
    Lunes, 7 abril 2008 3:12 pm

    Ya descubrí lo de la tienda. Se llama “Agüita canaria” y venden hasta Clipper de fresa. Está en la C/ Luna, nº 3 en Villanueva de La Cañada. Así que ya sabes, si no te escapas a Santidad no tienes excusa para no echarle gofio al potaje.
    Por cierto, hasta tiene página web: awitacanaria.com, por si hay más paisanos que echan de menos el sabor de nuestra tierra.

  4. Millaquito permalink
    Lunes, 7 abril 2008 4:06 pm

    Pues yo tampoco soy mucho de tunos, pero recuerdo un pateo en el que papá me peló un tuno indio y la verdad es que me supo a gloria. Y supongo que como cuando tienes algo lejos se apetece más, deberías comer alguno cuando vayas a casa. Más que nada por la nostalgia, jeje.

  5. Lunes, 7 abril 2008 4:07 pm

    Cira, gracias por una información tan completa. De la tienda ya habían hablado por aquí, aunque hasta el punto de dar hasta la web. Todo será cuestión de ir a hacerle una visita, ya que de gofio suelo tener provisiones, pero lo de no poder jincarme un vasito de agua Firgas con gas de vez en cuando sí que no lo llevo muy bien.

    En cuanto a los tunos, yo en verano prefiero darme una jartá de higos fresquitos, pero quien quiera tunos, tiene toda mi admiración (y cuidado con no “tupirse”. Y, con respecto a usar guagua y otras palabras canarias… es que, simplemente, no me sale “autobús”. No es natural y, como tal, no lo utilizo. 😉

    Marta, el padre de Ruymán en la leyenda a que te refieres era Bencomo. Esa historia no la conozco muy bien. Hay otras mucho más conocidas y, como casi todas, tienen mucho de irreal. Con respecto al origen “real” del nombre, sé que figura en una lista de esclavos enviados a Sevilla y, posiblemente fuese el hijo de un Mencey (que era como se llamaba a los reyes en Tenerife). En cualquier caso, voy a volver a consultar los libros cuando esté por casa y, quién sabe, igual le dedico una entrada entera.

    Y sacias tu curiosidad mientras sigues intentando ganarte el pasaporte… canario, supongo. 🙂

    Millaquito, igual era hambre por la caminata. Yo es que tengo recuerdos de las pitas y las tuneras, en la ladera, cuando, la bajaba los sábados con Carmen y desde arriba me ponía a darle gritos a Abuela… ¡Y no debía tener más de cuatro años!

    En cualquier caso, no es lo mismo un tuno indio, que uno de los otros. Al menos, al indio las púas se le ven a lo lejos. 😉

  6. teniente d'hubert permalink
    Lunes, 7 abril 2008 5:10 pm

    Recuerdo una canción llamada ” mi higo pico flower ” , pero yo creo que ésta otra viene mejor…
    http://es.youtube.com/watch?v=R6neYm7DSFk

  7. Lunes, 7 abril 2008 5:15 pm

    Sobre todo porque el vídeo de Arístides Moreno está en Youtube y el de Sin Fundamento -que era quien cantaba Mi higo pico flower-, no. Y lo digo con conocimiento de causa, porque llevo meses buscándolo.

  8. Ylo permalink
    Domingo, 23 noviembre 2008 9:38 pm

    Alguno me podria decir cual es la epoca de recogida del Tuno Indio? plis.. asias =D

  9. Eduardo permalink
    Lunes, 24 noviembre 2008 6:15 pm

    ¿A qué se le llama “pajaro pinto”?

  10. Martes, 25 noviembre 2008 1:25 am

    Eduardo, a esto. 😉

  11. Silvia permalink
    Martes, 29 septiembre 2009 4:35 pm

    Por Lanzarote los solemos llamar higos picones, por lo menos por mi zona, y recién sacaditos de la nevera son riquísimos. Mi problema es que si me pongo me mando una palangana yo sola, y lo que conlleva comer tanto tuno es q. Al dia siguiente me “jinco” 3 kiwis de golpe para desayunar o si no…ya tu sabes.

Trackbacks

  1. Cómo pelar un tuno « Un canario en Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: