Saltar al contenido
Anuncios

Cena para tres

Domingo, 30 noviembre 2008

Llevo desde agosto dándole vueltas a la importancia que tiene mantener el contacto con los amigos para no quedarse estancados, a lo imprescindible que es cuidar las relaciones con ese minúsculo grupo de personas al que verdaderamente se puede llamar amigos y a la necesidad que surge, tarde o temprano, de dejar atrás a quien no ha madurado lo suficiente y evolucionar.

Mi grupo de amigos -en ese sentido que he definido antes- empezó a formarse cuando llegué a la Facultad de Ciencias Jurídicas, hace ya más de doce años. Primero fuimos sólo tres, pero al final acabó estando formado por cinco personas, dos de las cuales son, además, pareja.

Durante años mantuvimos una relación más o menos fluida, con sus altibajos normales. Igual no nos veíamos con toda la frecuencia que nos habría gustado, pero ya se sabe que a medida que la vida avanza, se va complicando. Por ello, temía que al venirme a Madrid la relación pudiera empezar a deteriorarse. Sin embargo, no ha ocurrido así. O no del todo.

Siempre hay una llamada de teléfono, un mensaje en el móvil o un correo -aunque sea un simple reenvío- que nos hace sentir que seguimos estando ahí, como hace diez años.

Por eso, después de más de dos años viviendo en Madrid, es maravilloso llegar a Gran Canaria y comprobar cómo el primer fin de semana que pasas en la Isla y quedas con tus amigos para cenar -en lo que ya se ha convertido en una nueva tradición-, te dan las tres y media de la mañana hablando como si nunca te hubieses marchado.

Me pasó en agosto. El primer fin de semana quedamos tres -la pareja y yo- para cenar en su recién estrenada casa. Y cuando quisimos darnos cuenta nos habían dado las tantas, rememorando algunas anécdotas de ayer, pero hablando también de innumerables temas nuevos. La siguiente semana fuimos cuatro y volvió a pasar lo mismo. Parecía que la distancia física jamás había existido.

Sin embargo, desde hace unos tres años, siempre hay que tirar de uno de los cinco -uno de los tres del comienzo- para que dé alguna señal. Parece que le cuesta avanzar y, poco a poco, se ha ido quedando atrás. Tanto, que las últimas veces que ha quedado con nosotros -la última, hace casi un año-, su conversación se limita a rememorar una y otra vez las mismas anécdotas de la Universidad que nos sabemos de memoria, no tanto por haberlas vivido como por las veces que las ha contado.

Siempre me pareció un tópico eso de que la amistad es algo que hay que cultivar, pero resulta que es verdad. Cuando, en una de esas escasas ocasiones en que nos juntamos los cinco, descubro a mi amigo intentando volver a integrarse en una relación que ha evolucionado, a fuerza de repetir las mismas anécdotas en lugar de pasar página y avanzar con los demás, siento lástima. Lástima no por él, sino por lo que fuimos y que ya, para él, no es.

Pero hay que seguir avanzando. En octubre nos fuimos los cuatro, de boda, a Oviedo y lo pasamos como nunca. La semana pasada volví a cenar con dos de ellos y volvió a ser como siempre. Empezamos a planear una cena para el fin de semana siguiente a Navidad y pensé en que si ese día, en lugar de cuatro, somos cinco, uno de nosotros, el que no fue a la boda, si sigue empeñándose en seguir anclado al pasado, lo va a volver a pasar mal.

Por un momento, cruzó por mi mente la idea de que eso mismo podría ocurrirme a mí, ahora que estoy a punto de pasar un año entero en el extranjero sin posibilidad de escaparme a casa en doce meses. Sin embargo, tan pronto como vino, deseché ese pensamiento. Si hemos avanzado tanto en esta amistad, que la distancia geográfica que nos separa parece no existir, un año sin vernos sólo puede servir para unirnos aún más.

Y, encima, a mi vuelta tendremos cientos de temas más para seguir avanzando en esas cenas de amigos, para tres o cuatro.

Anuncios
20 comentarios leave one →
  1. teniente d'hubert permalink
    Lunes, 1 diciembre 2008 9:38 am

    Vaya, me imagino que te habrá costado escribir este comentario aunque era algo que llevabas rumiando desde bastante tiempo. Yo soy de la opinión de que siempre hay que dar una oportunidad: algún día la oveja descarriada volverá al redil. Aunque está claro… Nunca seremos como fuimos: lo importante es estar, seamos como seamos.
    Por cierto, ya tenemos previsión para la tradicional cena navideña… 😀 Aunque tengo que consultarlo con los interesados.

  2. eowyn permalink
    Lunes, 1 diciembre 2008 5:05 pm

    Están todos los que son y son todos los que están.
    Dile a tu madre que se ponga manos a la obra para la cena de Navidad y que esta vez… está invitada!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  3. Clare permalink
    Lunes, 1 diciembre 2008 7:57 pm

    Pués si es la madre la que tien que ponerse “manos a la obra” no parece una invitación sino que hara lo mismo supongo que siempre (ser ella quien prepare todo no?

  4. Clare permalink
    Lunes, 1 diciembre 2008 7:58 pm

    Por cierto eowyn podria decir que, que te importa a ti?

  5. Lunes, 1 diciembre 2008 9:18 pm

    Vayamos por partes:

    D’Hubert, que estemos todos, sí, pero a gusto y por propia voluntad. Cuando alguien no quiere aprovechar las oportunidades que se le ofrecen, lo mejor es dejarlo marchar, por mucho que duela, así que le daré la razón a Eowyn.

    Clare, para evitar malos entendidos, te diré que a Eowyn le importa porque es una de las cinco personas a que me refiero en el post y, aunque no lo fuera, puede opinar igual que lo haces tú, sin tener nada que ver con la historia.

    En cuanto a la cena, cuando quedamos en casa de alguien, es el anfitrión quien prepara de comer o hacemos algo entre todos, pero el postre simpre lo llevo yo, porque mi madre prepara unas tartas muy buenas (lo siento, no soy objetivo). Y, precisamente por ello le extienden la invitación: para que no sólo prepare el postre, sino para que lo disfrute con nosotros.

  6. Clare permalink
    Lunes, 1 diciembre 2008 11:03 pm

    Perdon, una vez y mande el comentario me di cuenta que había metido la pata, por eso puse el otro comentario donde decia que me podrian contestar que que me importa a mi.

  7. Lunes, 1 diciembre 2008 11:24 pm

    No pasa nada Clare. Yo mismo tampoco entendí bien tu comentario. Pensé que le decías a Eowyn que qué le importaba, cuando te lo decías a ti misma. Pero no pasa nada, “errare humanum est”. 😉

  8. teniente d'hubert permalink
    Martes, 2 diciembre 2008 8:57 am

    Claro, Clare… ( valga la redundancia ) Cada uno lleva algo de su casa y Eowyn, la primera. Pero las tartas de queso que trae Ruymán no pueden faltar… ( es que si no, no lo dejamos entrar en casa 😀 ) A veces, incluso, acompañadas de un queque. Sí, como diría Homer Simpson… GRRRRRR ( “acción y efecto de salivar abundatemente” )

  9. Millaquito permalink
    Martes, 2 diciembre 2008 4:19 pm

    ¡Qué minipolémica! solo falta que el susodicho haga uso del teléfono de aludidos, porque, supongo que conoce la existencia de este blog, ¿no?
    Y doy fe de la exquisitez de las tartas de queso.

  10. Clare permalink
    Martes, 2 diciembre 2008 4:36 pm

    Que no hay polemica alguna, solo un lio de palabras y poco mas, teniente pues me alegro que te gusten las tartas de queso que lleva Ruyman, por que imagino que si son como las mias(lo mas problable) suelen gustar un monton. Umm que rico tarta de queso y queque 🙂

  11. eowyn permalink
    Martes, 2 diciembre 2008 6:05 pm

    Bueno, bueno, me da que en esta cena de Navidad tendremos a Clare y a Millaquito compartiendo sus artes culinarias con los demás. No te preocupes por el malentendido, Clare, pero te diré que somos una panda de parásitos que nos alimentamos unos de los otros (y nunca mejor dicho!!!!!!!!).
    Por cierto, Milaquito, vete poniendo el número de aludidos pq esto no puede quedar así… jaja 😉

  12. teniente d'hubert permalink
    Martes, 2 diciembre 2008 6:13 pm

    Siempre he dicho que a este blog le falta un apartado gastronómico… ¿Alguien se anima a compartir sus recetas? 😀

  13. Martes, 2 diciembre 2008 8:01 pm

    Millaquito, si el susodicho hiciera uso del teléfono de aludidos, sería la primera vez que tendría noticias suyas en muuuuuuuuucho tiempo.

    D’Hubert, este blog anunció hace tiempo que iba a tener una especie de “spin off” gastronómico. Y, según creo, pronto empezará a funcionar. Pero, en cualquier caso, simpre podrías ponerte manos a la obra, que mucho “bla, bla” y poca acción. 😉

  14. Clare permalink
    Martes, 2 diciembre 2008 11:07 pm

    jaja pues si hay que poner recetas, yo me apunto a poner algunas siempre y cuando las vaya a hacer alguien. Eowyn, solo sera eso “artes culinarias” y te juro que todavia no he envenenado a nadie, pero solo seran ciber ep, que con esto de la “crisis” no esta la cosa para “invitar” ni que “invite” nadie. Y gracias por no molestarte por mi comentario que fue sin mala intención.

  15. teniente d'hubert permalink
    Miércoles, 3 diciembre 2008 8:47 am

    Bueno, pues aquí va una sencilla, a más no poder

    Ingredientes: 1 paquete de salchichas, 1 rollo de masa de hojaldre, ketchup y mostaza.

    Preparación: en la bandeja del horno se extiende la masa de hojaldre sobre el papel con el que viene, que es especial para el horno. Se coge una salchicha, se pone encima y se corta con un cuchillo la cantidad suficiente de masa para envolverla. La operación envoltura debe ser un tanto cuidadosa: es importante que no haya exceso de hojaldre sino el justo para envolver la salchicha como si fuera una funda. También hay que sellar bien los bordes para que luego el perrito nos quede compacto. Se repite la operación con todas las salchichas, se retira la masa sobrante, se dejan dispuestas sobre el papel y se introducen en el horno precalentado a 200 grados. Cuando el hojaldre esté bien dorado, están listas. Se parten por la mitad y se sirven adornadas con ketchup y mostaza.

    Et voilá!

  16. Clare permalink
    Miércoles, 3 diciembre 2008 4:02 pm

    ummmm que rico parece teniete d’hubert, habrá que hacerlas para poder decir si es cierto que se quedan tan buenas.

  17. eowyn permalink
    Miércoles, 3 diciembre 2008 6:25 pm

    Ahora entiendo por qué me casé con él….

  18. Miércoles, 3 diciembre 2008 8:39 pm

    Y yo, ahora entiendo por qué tanto su ego como su estómago son cada vez más grandes… 😛

    D’hubert, imagino que las prepararás el 27, ¿no?

    ¡Hay que ver cómo ha variado el tema de este hilo! Debería plantearme seriamente prohibir los comentarios off-topic.

  19. teniente d'hubert permalink
    Jueves, 4 diciembre 2008 9:11 am

    Clare, pruébalas y ya verás…

    Eowyn, vas a conseguir que me sonroje… 😀

    Ruymán, no sólo las prepararé sino que habrá alguna que otra sorpresilla coquinaria…

  20. eowyn permalink
    Domingo, 28 diciembre 2008 8:57 pm

    Bueno, la cena navideña ya ha sido y nadie ha hecho uso del teléfono de aludidos…jaja
    La tarta de queso de tu madre espectacular como siempre y tenemos un nuevo postre al que hemos bautizado… “kekekesesale”… un 10 para tu madre!!!!!!!!!!(bueno, y para las de Joey y el Teniente)…
    Seguimos en contacto pq al final, no hemos visto las fotos q tú traias… claro, bastante tenias con humillarme con la wii!!!!!!!!!!!!!!!!! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: