Saltar al contenido
Anuncios

El mundo es un pañuelo

Martes, 7 agosto 2007

Que Gran Canaria es una isla relativamente pequeña, en la que, al final, alguien siempre conoce a alguien a quien conoces, me quedó bastante claro hace un par de años. Sin embargo, que pudiese aplicar la teoría de los seis grados también en Madrid era algo que nunca me habría imaginado.

La primera vez que me encontré de frente con esta situación me juré que nunca me volvería a pasar. Fue hace un par de años. Por aquel entonces Paula acababa de volver a la Isla y empezó a trabajar en la papelería de El Corte Inglés. A los pocos días me llamó y me dijo que una de sus compañeras era, como yo, de Arucas y que seguro que la conocía.

“¡Si, hombre! Si en Arucas somos casi cuarenta mil habitantes, la voy a conocer”, fue mi respuesta, algo soberbia, tengo que reconocer. Tierra trágame, fue lo que pensé cuando resultó que su compañera era la hermana de uno de mis mejores amigos en el colegio, al que, por cierto, perdí la pista hace tiempo. Y claro que la conocía. A ella y a toda su familia. Ese día me juré que nunca más me pasaría.

Y, de momento, no me ha vuelto a pasar, aunque ayer fuese el día más propicio, cuando, en el metro, me encontré con una compañera de la redacción a la que apenas conozco, porque acaba de llegar de vacaciones y, además, está en otra sección. Comenzamos a hablar y, no sé por qué, siempre llega el punto en el que te preguntan de qué isla eres y, dentro de la isla, de qué parte. Aunque no tengan ni idea de donde queda cualquier pueblo que no sea la capital.

Sin embargo, no sé por qué, me contuve y simplemente le dije: “de Arucas”. “¿De Arucas? Yo tengo una amiga que es de Santidad. Su padre es maestro, aunque está jubilado. A lo mejor la conoces”, fue su contestación. Menos mal que no le dije nada más, porque yo soy de Santidad y mi padre también es maestro, que fue lo que le dije. Cuando me dijo el nombre de su amiga, la calle en donde vive y me confirmó el nombre de su padre, casi no podíamos creerlo, porque resulta que su amiga es la hija de un primo de mi padre, que vive justo una calle por encima de la mía.

Es bueno saber que, pese a estar a miles de kilómetros de casa, siempre puedes encontrarte con una persona prácticamente desconocida que resulta ser una buena amiga de alguien que conoces. En fin, que al final va resultar que el mundo es un pañuelo y, dentro de él, Gran Canaria es una esquina, aunque un poquito chamuscada.

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. teniente d'Hubert permalink
    Miércoles, 8 agosto 2007 11:09 am

    Esta teoría va a ser realmente cierta y es que, hace poco, en una celebración familiar con amplia representación aruquense y comentando con un primo de un tío político el caso de un compañero de Santidad que había ido a estudiar periodismo en Madrid… saltó el interlocutor: ” ¿ no será… ? ” . Y, mira tú por donde, fue. De todas formas, ya sabes, al César lo que es del César y, querido amigo, ya es la segunda vez que tu memoria falla pues debo recordarte que no fue Paula sino yo mismo el protagonista de la anécdota que refieres. No quiero sospechar que me estás haciendo de menos. Maquiavélicamente tuyo.

  2. Miércoles, 8 agosto 2007 11:17 am

    Querido amigo, efectivamente, tú me comentaste lo de la compañera de Arucas, pero con quien metí la pata, al confirmar quien era esa compañera, fue con Paula. Y, en caso de controversia, que decida ella.
    Por otro lado, ¿Segunda vez que falla mi memoria? ¿Cuál fue la primera? No lo recuerdo.
    Y, por supuesto, no dudes que te estoy haciendo de menos. Como desde hace casi once años. Que se dice pronto.

  3. teniente d'Hubert permalink
    Miércoles, 8 agosto 2007 12:21 pm

    Para lo de la primera vez que te falló la memoria me remito al post ” La noche de Joe ” , publicado el 11 de julio de 2007.Por cierto, otra gran verdad es aquella de ” piensa mal y acertarás ” , pero como alguien solía decir en la facultad… ” hay que tener amigos hasta en el infierno y muy especialmente en el infierno ” y así llevamos ” soportándonos ” once años y… por muchos más, espero. Infernalmente tuyo.

  4. Miércoles, 8 agosto 2007 3:17 pm

    Hombre… si consideras que cambiar “el mismo día” antes por “el día anterior” es un fallo de memoria, mea culpa, pero me parece que te estás poniendo algo quisquilloso últimamente. Casi me caías mejor con personalidad múltiple.

  5. teniente d´hubert permalink
    Miércoles, 8 agosto 2007 4:31 pm

    Sí, debe que ser que ambos nos estamos haciendo mayores… : ” tempus fugit ” , como diría el clásico.

Trackbacks

  1. Pues sí que el mundo es un pañuelo « Un canario en Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: