Saltar al contenido
Anuncios

Los colores del otoño

Sábado, 17 noviembre 2007

Después de dos días y medio en mitad de la sierra madrileña, acabo de llegar, de nuevo, a la civilización. Regreso casi tan cansado como me fui, en el aspecto físico, aunque mentalmente oxigenado. Y eso que las ocho sesiones de conferencias y coloquio -a las que hay que sumar una mini ponencia- fueron bastante intensas.

Además de para cumplir con el programa de sesiones, estos dos días me sirvieron para conocer a muchas personas, casi todas bastante más jóvenes que yo y de procedencias muy diversas, con las que pude compartir puntos de vista sobre algo tan desconocido para todos nosotros como las Fuerzas Armadas y la defensa. Tengo que confesar que es un tema apasionante y complejo, aunque hayamos acabado algo saturados del mismo.

Al final, durante el día no hacía demasiado frío, así que empleé el escaso tiempo libre entre conferencias, además de en relacionarme con el resto de asistentes, en pasear por los alrededores de la residencia y disfrutar de las distintas tonalidades que el otoño confiere a la naturaleza, y que abarcan desde los rojos y ocres más intensos al verde más vivo. Cuando se vive en una gran ciudad, uno apenas es consciente del sucesivo paso de las estaciones. Salvo por la caída de las hojas, apenas se nota. En cambio, en plena sierra el panorama es totalmente distinto. En poco más de una hora, saqué más de 50 fotos de árboles, matorrales y montañas.

Hasta el segundo día no descubrí que en la secretaría de la residencia, que dispone de red wi-fi en todas sus instalaciones, había un ordenador con conexión a disposición de los internos y sólo lo usé para consultar el correo y poco más. Por tanto, durante dos días y medio he desconectado de la actualidad, de los blogs y de muchas obligaciones. Elegí no llevarme el portátil y poder charlar con la gente hasta altas horas de la madrugada en una sobremesa interminable, antes que encerrarme en la habitación a escribir como un poseso.

Sin embargo, ya estoy de vuelta en la civilización y ahora hay que atender todo lo que quedó aparcado mientras asistía a las jornadas, aunque será a partir de mañana. Gracias a mi única incursión en la Red, en busca de correo, me enteré de que han publicado mi primera colaboración con una revista especializada en vinos.

El fin de semana se ha ido muy rápido, pero ya tenemos la siguiente cita. Será a mitad de diciembre, momento en el que visitaremos la base de Rota. Para entonces, me temo, se habrán acabado las comodidades de la residencia, su buena comida, la calefacción y sus confortables camas. Porque nos tocará dormir en uno de los buques de la Armada. Algo así como vivir en nuestras carnes la experiencia de ser tropa por un par de días.

Para entonces, probablemente, ya no se notarán tanto los distintos colores del otoño.

Los colores del otoño en la sierra

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. teniente d'hubert permalink
    Lunes, 19 noviembre 2007 11:16 am

    Todo irá bien mientras no se trate de un submarino… ya sabes, lo de la cama caliente da mucho de sí. Quién iba a pensar que aquellas palabras en un despacho de la Facultad podrían resultar proféticas.

  2. Lunes, 19 noviembre 2007 11:42 am

    Aunque, después de conocer a alguna de las compañeras del congreso, la experiencia del submarino estaría bien, me han dicho que vamos a dormir en uno de los buques que la Armada utiliza para el transporte de tropas y material. Submarinos, creo que no vamos a ver. En cualquier caso, la visita sí que incluirá el portaaviones Príncipe de Asturias.

    Las conversaciones acerca de la cama caliente en aquel estrecho despacho del semisótano de La Granja, preferiría borrarlas de mi memoria. Casi igual que a quien sacaba el tema sin venir a cuento. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: