Saltar al contenido

Sueños de aeropuerto

Martes, 1 julio 2008

Era una mujer fuerte y vivaracha, siempre optimista y animada ante las largas y tediosas horas de la jornada laboral.

Le encantaba pasarse el día entre puertas de embarque, salas de espera, controles de pasaportes y cintas transportadoras de equipajes. Cuando se quedaba sola -lo que ocurría con bastante frecuencia en los interminables turnos de noche- solía soñar que cada día volaba a un nuevo destino, cada vez más exótico y lejano.

Podía recordar hasta el más mínimo detalle de esos imaginarios lugares en los que soñaba haber estado y de cuya existencia sólo conocía por las pantallas que informaban de las llegadas y salidas de los vuelos.

Vivía, prácticamente, en el aeropuerto. Y, a pesar de lo que pudiese pensarse, era feliz con su vida aunque subiera a los aviones únicamente para limpiarlos.

Porque le aterraba volar.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: