Saltar al contenido

No se siente un héroe y lo volvería a hacer

Sábado, 7 marzo 2009

Ni se siente “un héroe ni un superhombre”, aunque arriesgó su vida por defender a una mujer que estaba siendo agredida por su pareja, y asegura que “por supuesto” lo volvería hacer. Estas declaraciones forman parte de la primera entrevista que ha concedido el profesor Jesús Neira, tras la agresión que casi le cuesta la vida.

Hace tiempo que me preguntaba cuándo podríamos escuchar a Neira contar cómo ha cambiado su vida desde que un día del pasado mes de agosto fue brutalmente atacado por el energúmeno al que impidió que hiciera lo propio con su pareja y valorar las duras consecuencias que esa acción ha tenido, más allá de lo que hasta ahora sabíamos por boca de terceros.

Gracias a Rosa J.C., hace unos minutos me he enterado de que lo hará este domingo y en exclusiva en El País Semanal. Un gran tanto informativo que se apunta el diario de Prisa y un motivo más para acudir al kiosco. Porque, si la entrevista es tan intensa como el anticipo, merecerá la pena conocer de primera mano cómo es Jesús Neira.

Para imitarlo.

Por cierto, parece que, al final, los milagros sí existen. Y no saben cuánto me alegro.

Actualización 8-03-09: La entrevista completa puede consultarse ya en la edición digital de El País.

10 comentarios leave one →
  1. Sábado, 7 marzo 2009 10:12 pm

    Este hombre es un ejemplo y se merece una calle.

    El País de mañana también trae un reportaje sobre un amor de juventud de Federico García Lorca. Vaya, parece que estoy haciendo publicidad del Grupo Prisa…

    Un saludo, Ruymán.

  2. Domingo, 8 marzo 2009 8:24 pm

    Juan Pedro, no conocía esa historia sobre García Lorca. Después de haber leído ambos reportajes, puedo decir que sólo por ellos mereció la pena pagar los 2,20 euros del periódico de hoy.

    Y, sí, parece que estamos haciendo publicidad de Prisa, aunque si con ello me ofrecieran un empleo, tampoco me importaría hacerlo más a menudo. 😉

    Un abrazo.

  3. maria permalink
    Viernes, 13 marzo 2009 10:31 am

    Este hombre parece tener fijación por la honorabilidad del hombre, pero no dice nada acerca de cuál debería ser la postura de la mujer en estos temas, porque como víctima de la violencia de género algo tendrá que decir o hacer; Neira parece olvidarse de que las mujeres también tienen honorabilidad y capacidad de decisión, aunque sea equivocada.
    También parece tener fijación con los delitos relativos a la violencia machista y no sabemos cuál sería su postura frente a otro tipo de delitos: Si mediaría o no en un atraco o en una pelea con violencia por una plaza de aparcamiento, por ejemplo.
    Respecto a Violeta Santander, estoy con ella en una sola cosa: Neira se metió en una pelea que no le correspondía. Aunque sólo mediase por su parte un insulto, es absurdo defender a quien no quiere ser defendido, y más cuando no se pertenece a su entorno más cercano de familia y amigos. Neira parece ir de Mesías de la mujer maltratada pero parece que se ha equivocado al elegir a su primer objetivo; Igual tiene más suerte en el segundo, pero me gustaría saber cuál sería su actitud frente a un tío armado, por mucho que diga que lo volvería a hacer.

  4. Viernes, 13 marzo 2009 10:44 pm

    María, no sé si has leído la entrevista o hemos entendido cosas diferentes. Lo primero es que no creo que tenga fijación con los delitos relativos a la violencia de género; simplemente es que fue con lo que se encontró. Tampoco creo que lo haga por afán de protagonismo, ya que su caso salió a la luz una vez que cayó en coma por las lesiones causadas por la agresión y, además, era la segunda vez que defendía a una mujer que estaba siendo maltratada. De la primera, en su momento, que yo sepa no trascendió nada.

    En cuanto a que se metiera en una pelea que no le incumbía y que las mujeres tienen capacidad de decisión (algo que no creo que nadie ponga en duda), sin ser un experto, sé que muchas mujeres maltratadas son incapaces de ver la situación en la que se encuentran y piensan que la culpa es de ellas y no del maltratador. Las palabras y los hechos ponen a cada uno en su lugar. Y, en este caso, Violeta Santander se ha calificado por sí misma.

    Por otra parte, si como bien dices tú, se trata de delitos de violencia de género, el Ordenamiento Jurídico español -y aquí sí sé de lo que hablo- obliga a quien presencia la comisión de un delito a intentar evitarlo de acuerdo con sus posibilidades personales (ya sea llamando a la policía o increpando al maltratador). Cruzarse de brazos, cambiar de acera y mirar para otro lado, no sólo es de cobardes, sino que también es un delito.

    Jesús Neira no es perfecto y puede que todo esto le haya sobrepasado hasta -como dices- convertirlo en un “Mesías de la mujer maltratada”. Claro que sólo ha estado al borde de la muerte por hacer lo que muchos de nosotros no habríamos hecho jamás, aún sabiendo que era lo correcto. ¿Eso lo convierte en un iluminado? Sinceramente, no lo comparto.

    En cualquier caso, gracias por comentar.

  5. eowyn permalink
    Sábado, 14 marzo 2009 8:23 pm

    Soy mujer, tengo honrabilidad y capacidad de decisión y, por favor, si algún día se me nubla el juicio y algún energúmeno trata de ponerme la mano encima o faltarme al respeto con un insulto, espero que algún “Neira” me ayude. Porque pedir ayuda o recibirla, no es nada deshonroso.

  6. maria permalink
    Domingo, 15 marzo 2009 10:57 am

    Ruymán:
    Gracias igualmente por tu comentario; Te respondo:
    Vi la entrevista y supongo que a mí me llamaron la atención algunos detalles que a ti igual no.
    Citó la honorabilidad del hombre y no de la mujer y dijo que la defensa de una mujer maltratada compete más al hombre por provenir de un igual. Cierto es que a un maltratador le molestará más que le increpe otro hombre que una mujer, pero creo que en este tema deberíamos intervenir todos, aunque de una forma racional; En lo que no estoy de acuerdo es en cómo lo hizo él. Yo no sabía que ya había intervenido tiempo atrás en otra situación similar y ahora entiendo que aquello le hiciera crecerse: Calculó que si el tiparraco le atacaba le vería venir de frente y le podría reducir facilmente debido a su inferior envergadura. Error. No se debe subestimar la capacidad de reacción de un tío violento aunque sea una chincheta; Le podría haber pegado un navajazo o un tiro. No se planteó tampoco si la mujer quería ser defendida o no; Más bien parece que para él eso no era relevante. Parecía importarle sólo hacerle ver al maltratador su catadura moral cuando eso precisamente era lo de menos; En estas situaciones el objetivo es el cese del ataque y salvar a la víctima. Al parecer, la chica pudo huir en cualquier momento y ni lo intentó, pero si ella hubiera pedido socorro, yo presupongo que hasta los camareros del hotel habrían llamado a la policía; Y si Neira se hubiese limitado a llamar al 091, como habría hecho cualquiera con un mínimo de precaución, habría visto cómo la policía se habría vuelto de vacío sin ninguna denuncia que tramitar, puesto que la chica habría insistido en que ellos sólo habían estado discutiendo, disculpas habituales de muchas maltratadas, o bien se habrían llevado una denuncia que días más tarde habría acabado en el cesto de los papeles por iniciativa de la tía, (por no mencionar los habituales vis a vis carcelarios entre agresores y víctimas). Violeta (como otras del estilo) es carne de cañón y tiene todas las papeletas para que con el tiempo acabe siendo nuevamente portada de la prensa, y esta vez como la enésima mujer asesinada del año. Pero, para mí y para mucha gente, es su puñetero problema. No vivimos en los años cuarenta, cuando la mujer no tenía medios para defenderse de su marido maltratador, pues al intentarlo se encontraba con la total oposición de la sociedad y de la misma iglesia. Vivimos en una democracia, mejor o peor, pero en la que existen afortunadamente unas instituciones y unas leyes que amparan a estas mujeres, que incluso muchas veces cuentan con estudios, dinero y hasta con cierto estatus; Lo que ocurre es que contra la estupidez nada pueden hacer ni las unas ni las otras. Y esto no va a cambiar, porque la estupidez es propia del ser humano (e infinita como el Universo). Neira se limitó a mentar la honorabilidad del hombre, la deferencia que se debe tener hacia la mujer, y la calidad de cucaracha del agresor, pero estos detalles poco aportan a la solución al problema de la violencia machista. Nada mencionó acerca de la honorabilidad de la mujer, que también la tiene y de su parte de responsabilidad en estos delitos, aceptándolos; Para mí confunde el respeto a la mujer, que es de carácter igualitario, con la deferencia, de tinte machista y caduco, de la que habló él; Además, en una entrevista anterior ya hablaba de la “lacra” de este tipo de delitos afirmando que “esto no puede seguir así”; Al menos, en estos casos hay una voluntad, por parte de la mujer maltratada, de aceptarlos. Más peligrosos son el paro o el terrorismo (con todas sus cucarachas), que van en aumento pero nadie los acepta voluntariamente.
    En conclusión: Admito que fue valiente, pero no critico su protagonismo sino la inutilidad de sus palabras y de lo que hizo, del modo en que actuó; Es más, espero que sirva de algo su gesto y las secuelas de salud que seguramente le van a quedar; Pero opino que cuando trabaje en el puesto de observador de la violencia machista debería aprovechar esa oportunidad y trabajar de verdad en favor de la mujer maltratada dando verdadera “caña” a esa actitud recurrente de perdonar agresiones, porque muchas veces son las responsables de que los maltratadores se perpetúen.

    Saludos.

  7. Marta permalink
    Miércoles, 18 marzo 2009 9:32 am

    Yo creo que en Espana la violencia hacia la mujer de uno está tan arraigada en la sociedad que lo que hizo Neira y otros hacen de meterse en medio de una discusión de pareja es más que bienvenida. Neira no fué valiente, estoy de acuerdo con lo que él mismo dice, pero fué un ejemplo para la sociedad en general. Una mujer maltratada psicologicamente y fisicamente por su “pareja” es para mi no solo una víctima, también alguien a quien le han “quitado” de unas cuantas palizas la voluntad de la que tanto se ha escrito en estos comentarios. Y si no pide ayuda no es porque no la quiera, sino porque llega un momento que no sabe que hay vida después de él, o de ella que también hay hombres maltratados…

  8. María permalink
    Miércoles, 18 marzo 2009 9:11 pm

    Para Marta. No creo que este sea un problema solo de España, sino de la sociedad mundial, en general. Y la solución quizá viene a través de la educación desde niños, y no metiéndose uno en camisa de once varas. La cuestión también sería tener el don de la oportunidad, es decir, saber cuándo se debe intervenir y cuándo no, y eso es muy difícil. En mi opinión, el entorno de estas mujeres es el que de verdad tiene que hacer algo, lo que sea, no cualquier viandante, para que luego no sea ni agradecido, ni pagado y encima te arruine la vida. Por cierto, no hace mucho presencié cómo una mujer le propinaba un sonoro bofetón a un tío en plena calle. Por supuesto, nadie hizo nada, salvo reírse de la situación y del chico. ¿Qué habría hecho Neira en este caso? ¿Le habría levantado la mano a la chica o es que las mujeres tienen bula papal para hacer lo que les dé la gana porque, según Neira, la honorabilidad es cosa de hombres?

    Saludos.

  9. Miércoles, 18 marzo 2009 10:20 pm

    María, evidentemente, no es lo mismo el último caso que citas que una agresión a una mujer. Es cierto que también hay mujeres que maltratan a sus parejas, pero -desgraciadamente- la mayor parte de las veces son hombres. Y eso es lo que genera el problema y la alarma social.

    Son situaciones distintas y, tal y como prevé nuestro Ordenamiento, merecen tratamientos distintos, lo que no tiene nada que ver con antentar contra el principio de igualdad -que es lo que vienes a insinuar-, sino más bien todo lo contrario.

  10. María permalink
    Domingo, 22 marzo 2009 2:03 pm

    Ruymán. El Ordenamiento Jurídico, por muy legal que sea, no es justo. Si de lo que se trata es de igualdad entre hombres y mujeres me parece una auténtica aberración que se apliquen penas distintas según el sexo del agresor; Y que conste que soy mujer y que lo mismo dicen otras mujeres respecto de este tema; Debería ser la misma pena independientemente de quien viniese la agresión; Otra cosa son los agravantes que se deberían aplicar en función de las circunstancias de la persona agresora y de la agredida. Y, precísamente, como parece que actualmente las leyes están hechas para favorecer a las mujeres, víctimas de maltrato durante tantos años, no me creo el victimismo de muchas. Quien no quiere recibir palizas lo tiene fácil. Otra cosa es la dependencia emocional de ciertas mujeres, la típica que les hace poner una denuncia y días más tarde, por pena, retirarla, o el caso de Violeta Santander. La estupidez en estos casos, en mi opinión, es más fuerte que todas las leyes e instituciones juntas, y si algo debe hacer alguien para combatirla son los allegados, alguien con auténtica influencia en estas mujeres, no cualquiera que pase por la calle. Una cosa es evitar una agresión clara, llamando a la policía (cosa que puede hacer tanto un hombre como una mujer) y otra es mediar en una disputa más o menos acalorada, que no le incumbe a nadie salvo a la pareja. Y encuanto al tema de la honorabilidad que mencionó Neira, te diría que ésta es una particularidad de cada persona, no de un grupo, como pretende él; Pero, retomando su idea, yo diría que si es de hombres afearse unos a otros conductas violentas hacia la mujer, también debería ser de mujeres advertir a otras de su error cuando consienten malos tratos, y de eso Neira no dijo “ni patata”. En resumen, para mí Neira fue valiente por decir lo que pensaba, pero punto final. Un héroe es consciente de que se juega la vida y él había hecho sus cálculos previamente a su intervención, mal hechos pero calculados. No me creo eso de que lo volvería a hacer, ni siquiera por muy religioso que sea. O aún le dura la conmoción, o es que tiene un afán de notoriedad sobrado.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: