Skip to content
Anuncios

Con la lección aprendida

Domingo, 5 diciembre 2010

Después de tres días en los que mi vida ha girado casi única y exclusivamente en torno al caos aeroportuario en el que ha vivido este país desde un poco después de las cinco de la tarde del pasado viernes, y cuyas consecuencias aún se prolongarán durante unas cuantas jornadas más, salgo agotado de la redacción, para, de repente, darme cuenta de que los controladores me han robado mi fin de semana.

Más mar de hojasEl termómetro de la marquesina marca cuatro grados, pero no me planteo, siquiera un segundo, quedarme a esperar que pase la siguiente guagua. Son casi las diez y media de la noche de un domingo cualquiera de diciembre y, aunque mañana es festivo, estoy en el turno al que le toca trabajar. No me apetece esperar.

Algunos charcos y un asfalto aún mojado me cuentan que ha llovido durante la tarde. Miro al cielo y me amenaza con repetir en cualquier momento la jugada. Tomo aire y, una vez más, me lanzo al mar de hojas caídas que separa la redacción de mi casa.

Al menos, hoy he venido con la lección aprendida: traigo un gorro. Puedo nadar tranquilo. No se me volverán a helar las orejas.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: