Skip to content
Anuncios

Lágrimas en la lluvia

Domingo, 12 mayo 2013

La voz de Constantino Romero en cinco clicks

No sé lo que está ocurriendo este 2013, pero se nos están yendo todos los buenos. Los grandes. Los mejores. Enrique Meneses, Pepe Sancho, Bebo Valdés, Bigas Luna, José Luis Sampedro, Sara Montiel, Alfredo Landa hace apenas un par de días…. y, hoy, Constantino Romero.

Hombre de radio, teatro y televisión, Constantino Romero debe gran parte de su fama a este último medio, desde que a finales de los 80 comenzara a presentar El tiempo es oro, un mítico concurso que emitió Televisión Española en aquella época en la que aún era normal encontrar concursos en los que había que demostrar cultura para ganar.

Sin embargo, es más que probable que Constantino Romero pase a la historia por haber sido la voz en español de actores como Clint Eastwood, James Earl Jones o Roger Moore y personajes como Darth Vader, Roy Batty, Terminator o, por qué no, el león Mufasa.

Quienes lo conocieron dicen que era una gran persona, sencillo y amante de la tranquilidad y pasar desapercibido. Probablemente sea cierto, no sólo por la forma, tan callada, en la que nos ha dejado, sino por lo que, allá por finales de agosto de 2001, tuve ocasión de comprobar por mí mismo, tal y como ya apunté en una ocasión.

La historia arranca una tarde frente a la iglesia de Arucas, donde habíamos asistido a una boda. Tras hacernos las fotos de rigor con los novios, unos cuantos amigos decidimos quedarnos tomando algo en una terraza, mientras la tuna que había agasajado a la pareja alborotaba en la de más allá. Al poco tiempo, dos personas que tomaban algo cerca de la tuna decidieron cambiar de terraza, tal vez buscando algo de tranquilidad, y se sentaron un par de mesas más allá de la nuestra. Y, sí, para nuestro asombro, una de ellas era Constantino Romero.

Sin embargo, los miembros de la tuna pensaron que no se merecía esa tranquilidad y le enviaron a un par de chicas que por sus ropas parecían estar haciendo méritos para ingresar en ella para que le dedicaran una serenata. Amablemente, él y su acompañante les agradecieron la canción, pero les pidieron un poco de respeto y tranquilidad. No querían llamar la atención; estaban pasando un rato agradable y tampoco les apetecía tener que marcharse de allí.

Al poco, la tuna se marchó y ellos regresaron a la primera terraza. Un rato después, mi grupo de amigos siguió su ejemplo. Al pasar por delante de su mesa, se despidieron de nosotros –evidentemente se había dado cuenta de que sabíamos quienes eran y habíamos seguido el pequeño incidente con la tuna–, circunstancia que –debo reconocer que algo nervioso– aproveché para pararme y comentarle que sentía que hubiese tenido que soportar el numerito. Al fin y al cabo, había estado en la misma boda que la tuna.

Él me comentó que ese tipo de situaciones era algo que iba incluido en ser quien era y que lo mejor era intentar sobrellevarlo con educación, tal y como había pasado. En esos pocos minutos hablamos de un par de cosas más. Recuerdo que le comenté que cuando era pequeño no me perdía El tiempo es oro y admiraba los enormes conocimientos de los concursantes.

Nunca olvidaré que contestara que le parecía “muy duro” que un niño que contaba con poco más de nueve años cuando empezó el programa disfrutara con él. Quiero pensar que, tal vez, admirado, me preguntó a qué me dedicaba. Le contesté que acababa de terminar Derecho y quería estudiar Periodismo y comentamos qué universidades manejaba y por qué prefería la Carlos III, donde finalmente recalé unos años más tarde, antes que la de La Laguna.

Tras la conversación, me marché con un deseo de mucha suerte y un autógrafo, que todavía debo de tener perdido por ahí, en el bolsillo. Y, también, entre excitado y contento por haber charlado durante unos minutos con quien había sido uno de los referentes televisivos de mi infancia. Y Mufasa, el padre de Simba, un auténtico rey león.

Ahora que se ha ido, nos queda su voz para que su recuerdo no se pierda como lágrimas en la lluvia.

Blade Runner, 1982.

[La foto la encontré en un tuit de I love Clicks]

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: