Saltar al contenido
Anuncios

Sin tetas no hay cortina de humo

Domingo, 13 enero 2008

Quizás llego algo tarde a la última polémica protagonizada por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, pero no puedo resistirme a comentar lo que ha sido el enésimo escándalo que se produce en el consistorio desde que lo preside Jerónimo Saavedra. Es que la ocurrencia de pedir a una cadena de televisión que retire una serie de su parrilla me parece surrealista. O una cortina de humo.

El caso es que -y resumo la historia para quien no la sepa- el pleno del Ayuntamiento decide, por unanimidad y a instancias de la concejala de igualdad, enviar una petición formal a Telecinco para que retire de su programación la serie Sin tetas no hay paraíso, por considerar que promueve “estereotipos denigrantes para la mujer”, lo que, a juicio de la Corporación “supone un retroceso” social.

Alega el Ayuntamiento que respeta la libertad creativa de los guionistas, pero cree que la serie refleja una serie de tópicos que forman -o deberían formar- parte de épocas pasadas y no del presente. No he visto la serie, por lo que no sé si realmente fomenta los valores de culto al cuerpo y ensalza la prostitución y un mundo de drogas, traficantes y lujo, como opina el Consistorio. Probablemente sea así. Ahora bien, ¿Cambia eso algo?

Desde hace casi 30 años vivimos en una democracia, en un sistema de libertades. La libertad consiste en que todos puedan hacer y decir lo que consideren oportuno siempre que respeten la Ley y no menoscaben los derechos de los demás. Esta libertad, que ampara a Telecinco cuando decide adaptar esta telenovela colombiana, es la misma que permite al ayuntamiento capitalino censurar la emisión de la serie. Entiéndase que cuando digo censurar quiero decir reprobar, aunque quien quiera entenderlo en otra de las acepciones del término es libre de hacerlo.

Pero lo más importante de la libertad es que permite a los espectadores decidir si quieren ver esa serie o, por el contrario, prefieren emplear su tiempo en otra cosa. El espectador es quien debe decidir si la serie fomenta esos contravalores que alega el pleno municipal y actuar en consecuencia. Incluso aunque considere que la serie es moralmente reprobable, es libre de continuar viéndola, porque, simplemente, se trata de una obra de ficción.

Hace nueve años, Jerónimo Saavedra me impartió la asignatura de Derecho Laboral en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Ya por aquel entonces, algunos compañeros manteníamos la teoría de que chocheaba. De vez en cuando se le iba el baifo y la mayor parte de las clases consistía en escuchar las anécdotas de su ya larga vida. Después de ver algunas actuaciones del Ayuntamiento, no sólo pienso que es probable que chochease, sino que ese chocheo se ha contagiado a todo el grupo de gobierno y gran parte de la oposición.

Porque no quiero entrar a valorar que dos tetas -las de Sonsoles Artigas– salieron a la luz pública en plena campaña electoral para pedir el voto para Saavedra. Y entonces, nadie desde el Partido Socialista levantó una voz en contra de la acción de Artigas. Quizá otra cosa sí, pero una voz no. Ningún miembro de ese partido, que hoy promueve la censura de esta serie, puso el grito en el cielo, acusándola de utilizar su cuerpo como objeto con el fin de obtener un puñado de votos. Igual es que muchos de sus miembros, aunque quizás no todos, se pusieron a mirar para el cielo.

Tal vez lo mejor sea tomarse la situación con humor, como parece haber hecho Telecinco en su respuesta, cuando pregunta al Ayuntamiento si piensa, en aras de la igualdad, cambiar la Reina del Carnaval por un Rey, además de felicitarse porque el Ayuntamiento haya logrado resolver todos los problemas de la cuidad y tenga tiempo para “dedicarse a analizar programas de televisión y solicitar su retirada”.

Al final, quizá eso sea lo más triste de esa situación, que el Ayuntamiento dedique tiempo y esfuerzo a pedir la retirada de una serie de televisión cuando existen muchos problemas que solucionar en todo el municipio. Porque igual nos da por pensar que se trata de una cortina de humo con la que desviar la atención de la crisis permanente en la que parece vivir el consistorio desde el pasado mes de mayo.

¡Huy! ¡Pero qué mal pensados somos! Si todos sabemos que lo piden por nuestro bien moral. Igualito que el Gran Hermano, el de Orwell, claro.

También hablan: Mangas Verdes, Canarias Bruta, El blog del avatareño mayor, Crónicas de Esperantia y Diario de un inconformista.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. Marta permalink
    Lunes, 14 enero 2008 2:20 pm

    Hola Ruymán,

    bueno, yo creo que la censura siempre está de más. Soy de las personas que están convencidas que la libertad que tenemos costó mucho conseguirla, por lo tanto deberíamos todos esforzarnos por mantenerla y conservarla. Otra cosa distinta es la tele y lo que por ella se “escupe” y con perdón, a diario. Yo aqui no tengo Telecinco y no he visto la seria, pero el nombre ya dice bastante,pero sí un montón de canales espanoles – por cierto, tambien la tele de Canarias, te suena? siiii claro-que salvo dos o tres los demás solo proponen auténtica porquería en sus programas. Lo siento pero es lo que opino. La tele está infestada de corazón del rancio, tetas- no es que tenga algo en contra.., escándalos,norias,grandes hermanos y porquerías similares. Vamos!Os habéis parado a pensar en la clase de gente de Gran Hermano por ejemplo? para mi es un insulto al espectador, horas enteras viendo a una pandilla de gente joven en la cama todo el dia…no somos asi. O si la Obregón está de compras con el Darek (qué oficio tiene ese? ah si! calentar a la Obregón…Bueno en fin, la cosa daria para mucho, y no me quiero alargar. De todas formas tiene difícil solución, pero tu y yo nos levantamos tooodos los dias a currar y ni yo he llegado a donde estoy por mis atributos ni tu por los tuyos…por lo tanto a mi me ofenden chorradas tan gordas por la tele. La “censura”, perdona, la razón la deben poner los adultos,no los politicos, pero claro, qué adultos estamos creando? si te descuidas, ceporros que no saben ni escribir (visita cualquier diario electrónico y lo comprobarás!).No es que los politicos no deban protestar por la bazofia que hay en la tele – pienso aqui distinto de ti- es que es necesario que alguien llame la atención de lo que vemos a través de ella. Yo no quiero pagar para ver cosas serias, yo quiero verlo en la tele pública, que es “la de todos” y esto es en serio. Protestar no está mal,no te enfades tanto…si protestásemos lo que debiéramos nos iría mejor a todos. Saludos!

  2. Lunes, 14 enero 2008 10:11 pm

    Marta, no te preocupes, que no me enfado y en el fondo estoy de acuerdo con tu argumentación. También considero que tenemos que protestar más de lo que lo protestamos. Estoy de acuerdo en que los políticos deben protestar ante los desmanes de la televisión, si es Televisión Española, Telemadrid o la Televisión Canaria (de cuya programación prefiero no opinar porque se me calienta la boca), porque se financian con nuestro dinero. Sin embargo, y sin ánimo de entrar en polémicas, Telecinco es una cadena privada que se financia de la publicidad que obtiene y es la audiencia, los anunciantes y la sociedad en general (a través de asociaciones, por ejemplo) la que debe “censurar” este tipo de contenidos, máxime cuando hasta el alcalde del ayuntamiento que pide la retirada reconoce que no ha visto la serie.

    Porque el principal problema es que todos opinan pero, al parecer, nadie la ha visto. Se limitan -nos limitamos- a juzgarla por el título. Si es verdad que su contenido es denigrante, soy el primero en pedir que la retiren, pero no estoy de acuerdo con que lo haga un Ayuntamiento, cuando en la ciudad hay miles de problemas por resolver.

    No me gusta todo lo que se emite, pero prefiero que se siga emitiendo basura a que los poderes públicos sean los que decidan lo que se debe o no se debe emitir. Prefiero una sociedad ceporra a que el político de turno decida lo que está bien y está mal. Creo que a lo largo de la Historia hemos asistido a bastantes muestras de a qué pueden conducir este tipo de actuaciones.

    Dicho lo cual, vuelvo a manifestar que el hecho de que no comparta alguna de tus opiniones no me lleva a perderte -ni faltarte- el respeto o a censurar el comentario, porque creo fervientemente en la diversidad y en la libertad, con independencia del contenido.

    Saludos y espero seguir viéndote comentar y debatir, porque todo debate es sano.

  3. Marta permalink
    Martes, 15 enero 2008 8:45 am

    La tele Canaria es una de las que se salvan, en serio, al menos la programación internacional.Supongo que no tiene que ver con la autonómica.Un saludo!

  4. Jueves, 17 enero 2008 4:42 pm

    Pues la última, después de este despropósito es que Sonsoles Artigas presentaré el pregón del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria… qué casualidad, oiga….

    Con tetas sí hay pregón…. ¡ qué fuerrrrte !

    http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=80484

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: