Saltar al contenido

En el nombre del cerdo

Lunes, 2 julio 2007

Hace un par de años que leí Lo mejor que le puede pasar a un cruasán. Lo compré en edición de bolsillo en El Corte Inglés. No sé si fue porque me llamó la atención el título o la prosa descarada, algo gamberra, que encontré al hojearlo. Me iba una semana a Francia y me apetecía algo ligero. Aún hoy creo que me equivoqué de libro, pero no me arrepiento. Por ello, cuando me enteré de que Pablo Tusset acababa de publicar una nueva novela, En el nombre del cerdo, me llevé una gran alegría. Ya hace más de 24 horas que la acabé y todavía estoy en estado de shock.

La novela, salió a la calle, editada por Destino, en otoño del año pasado. Fue uno de los primeros libros que compré al llegar a Madrid. Sin embargo, no la he podido leer hasta ahora. Siempre hay lecturas que se cuelan en la lista de pendientes.

En el nombre del cerdo se inicia con la llegada del Comisario Principal Pujol, a punto de jubilarse, y su ayudante a un matadero situado en un pequeño y remoto pueblo del Pirineo catalán, donde ha tenido lugar un brutal asesinato. A partir de esta presentación argumental, asistimos al desarrollo de tres historias, paralelas y entrecruzadas, que se sitúan en el Paraíso, en el Mundo y en el Infierno.

El Paraíso es Nueva York en la primavera de 2001, donde se encuentra T, un inspector jefe de homicidios en excedencia, en busca de cumplir sus sueños. En el Mundo se sitúan las averiguaciones que va realizando el Comisario, mientras se acerca el día de su jubilación y ve cómo su vida va cambiando. Por último, el Infierno, es el pueblo de San Juan del Horlá, donde se esconde la clave del verso perdido de un misterioso poema realcionado con el crimen: “En el nombre del cerdo”.

El ritmo de la narración es vertiginoso. Cuando quise darme cuenta, iba por la página 240 y no hacía ni cuatro días que la había empezado. Anoche, después de dejar de leer, a falta de unas cincuenta páginas, tuve que levantarme y acabarla, porque era incapaz de quedarme dormido sin conocer el desenlace. En el momento en que me levanté recordé una escena de Cuando Harry encontró a Sally, en la que, después de haber confesado que siempre lee el final de los libros antes de acabarlos para no morir sin conocer cómo acaban, podemos ver a Harry yendo al final del libro, cuando apenas lo ha empezado. Esa, precisamente, era la sensación que tenía anoche. No podía esperar sin saber qué iba a pasar al final del libro.

Sólo puedo poner una pega, fruto, quizá, de cinco años de experiencia bancaria. El día 11 de septiembre de 2001, uno de los personajes entra en un bar en busca de cambio para la máquina del tabaco y queda conmocionado al ver en televisión las Torres del World Trade Center en llamas. Aún así, le da un billete de cinco euros a la camarera, a cambio del que recibe unas cuantas monedas. El problema que veo es que el euro empezó a circular el 1 de enero de 2002.

Sin embargo, este fallo queda completamente perdonado gracias a la intrigante trama y a la vertiginosa narración plagada de guiños humorísticos, juegos con el lector y grandes dosis de ironía. Creo que, incluso, le podemos perdonar hasta la dedicatoria.

8 comentarios leave one →
  1. baskerbill permalink
    Martes, 3 julio 2007 7:00 am

    Parece un libro muy recomendable. Pero, ¿qué le pasa a la dedicatoria, es muy larga o algo así?

  2. Martes, 3 julio 2007 11:17 pm

    El libro, como creo que queda claro en la entrada, me ha parecido bastante apasionante. En cuanto a la dedicatoria, es que, básicamente, parece no tener sentido.

  3. teniente D'Hubert permalink
    Miércoles, 4 julio 2007 6:39 pm

    ya que lo pintas así, tendré que echarle un vistazo en la librería de ECI… ¿para cuando la FNAC en Canarias? Por cierto, permíteme hacerte una recomendación literaria ” EL HUSAR EN EL TEJADO ” de JEAN GIONO: una lectura deliciosa, para mi gusto.

  4. Jueves, 5 julio 2007 12:01 am

    He borrado un comentario, porque salió duplicado. Puede que tarde un poco en aprobarlos, porque con el trabajo estoy teniendo poco tiempo disponible. 😦

    En cuanto a la recomendación, tomaré nota y la sumaré a mi larga lista de pendientes, donde Hug Laurie espera, ya en cabeza, pero impaciente.

  5. teniente D´Hubert permalink
    Jueves, 5 julio 2007 10:35 am

    Seguro que no te va a decepcionar, así que me imagino que pronto veré la reseña de UNA NOCHE DE PERROS

  6. Jueves, 5 julio 2007 4:29 pm

    En cuanto acabe Rojo sobre negro, eso espero.

  7. ana permalink
    Sábado, 19 abril 2008 12:35 pm

    alguien me pude explicar el final del libro “en el nombre del cerdo”. yo no he entendido nada.

  8. Sábado, 19 abril 2008 6:04 pm

    Ana, si te parece bien, puedo escribirte un correo y explicarte cómo entiendo yo el final del libro. Si lo contamos aquí le estropearíamos el libro a quien no lo haya leído.

    Envíame un correo con lo que no entiendas a la dirección del blog (contacto arroba canarioenmadrid.com) y te lo intento contestar. Un saludo. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: