Saltar al contenido

La cabaña

Martes, 29 abril 2008

El hombre se miró la mano, extrañado.

Si no fuera porque no existía un solo tendido eléctrico en más de cincuenta kilómetros a la redonda, habría jurado que el viejo grifo de la ducha le había dado corriente.

Confiado, se metió en la bañera.

Ajena a todo, la colonia de anguilas eléctricas que, hacía poco, había adoptado el destartalado depósito de agua de la cabaña como su nuevo hábitat, jugaba a ver quien era capaz de producir la descarga más fuerte.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: