Saltar al contenido
Anuncios

Electrificado

Lunes, 28 abril 2008

Vivo sin vivir en mí desde que, el sábado por la noche, a mi piso le ha dado por intentar asesinarme. A eso, hay que unirle el calor que, el jueves, empezó a invadir Madrid y que tengo la maleta a medio preparar para escaparme el viernes temprano para casa. Llevo, pues, cuarenta y ocho horas en situación de estrés máximo, por momentos al borde del infarto. O de la electrocución.

Vivo con la incertidumbre de saber si voy a morir electrocutado, porque desde la noche del sábado a los grifos del baño les ha dado por obsequiarme con cariñosas descargas eléctricas intermitentes. Esto es, que nunca sabes cuando te va a soltar un húmedo calambrazo en lugar de un chorro de refrescante agua.

Lo más raro de todo -y lo que me ha acabado de convencer de las intenciones homicicidas de mi vivienda alquilada- es que, aún habiendo desenchufado la caldera y cortado la luz en todo el piso, las descargas continúan produciéndose.

A causa de este problemilla sin importancia, ayer tuve una surrealista conversación telefónica con mi casero, para quien, desde ese momento, debo ser un paranoico, puesto que lo único que repetía era que era imposible que los grifos dieran corriente, porque la instalación del agua va por un sitio y la de la luz por otro. Como si yo no lo supiera.

Pero el caso es que pasa.

Hoy ha amanecido nublado, con una sensación bochornosa que lo aplatana a uno, llamándolo a dar cabezadas a poco que se descuide. Sin embargo, los nervios que habitan mi estómago no dejan que me relaje, mientras espero la llegada de los electricistas, que no descarto vengan acompañados de un par de loqueros, después de mi conversación de ayer con el casero.

Necesito desconectar con urgencia. La semana, me temo, se me hará muy larga mientras espero la hora de salida de mi vuelo, rumbo a una Gran Canaria envuelta en una nube de arena sahariana y presa de una ola de calor. Me muero de ganas de pasarlo mal, pero en casa.

Eso, claro, si los grifos del baño no consiguen su objetivo.

Actualización [28-04-2008, 18:45]: Después de que el electricista desmontara media instalación eléctrica del piso en media hora, se confirma que no estoy paranoico, sino que la avería existe. Aún no está arreglada, pero, por lo menos, sabemos qué la provoca, aunque no dónde está. Así que, al menos hasta mañana, tengo que seguir alerta.

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. teniente d'hubert permalink
    Lunes, 28 abril 2008 2:07 pm

    Creo que va siendo hora de que empieces a buscar ese loft del que tanto hemos hablado…
    😀

  2. Millaquito permalink
    Lunes, 28 abril 2008 4:12 pm

    Parece el argumento de una peli de serie B “La casa asesina”. Dale alguna vuelta y a lo mejor te sale alguna historia chula. En cualquier caso, siempre te queda ducharte en la fuente de la plaza, jajaja.

  3. Lunes, 28 abril 2008 5:49 pm

    Millaquito, desde anoche tengo un par de microrrelatos sobre esta historia rondándome la cabeza. Sólo que aún no tengo la cabeza como para madurarlos.

    D’hubert, me temo que, a pesar de la crisis, la economía aún no me da para el loft, pero todo se andará. 😛

  4. Marta permalink
    Martes, 29 abril 2008 5:30 am

    Cuidado con el gas….saludos!

  5. eowyn permalink
    Viernes, 2 mayo 2008 12:31 pm

    Ni te imaginas la cantidad de expedientes que me entran con historias como la tuya… yo les llamo “los del/la administrad@ que viven en un microondas”… jaja. Tranquilo, que “aún” no he recibido ninguno con resultado lesiones graves ni muerte!

Trackbacks

  1. Tiempo de desconectar « Un canario en Madrid

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: