Skip to content
Anuncios

El mundo de Marcelo

Viernes, 14 agosto 2009

Después de haber tenido tres experiencias en un corto espacio de tiempo con otros tantos libros narrados desde un punto de vista un tanto diferente a los que suelen ser habituales, uno piensa que la siguiente obra de este tipo que caiga en sus manos le dejará totalmente indiferente. Sin embargo, si uno tiene la suerte de que esa cuarta novela sea Marcelo en el mundo real, descubrirá que sí puede sorprenderse con una historia totalmente diferente.

Porque la novela de Francisco X. Stork, que saldrá a la venta a principios del próximo mes de septiembre bajo el sello de Grijalbo –y que la editorial Random House Mondadori me ha hecho llegar a través de Bloguzz–, no tiene nada que ver con la narración de un tercero que habla al lector como si tuviera los mismos nueve años que Bruno, el protagonista de El niño con el pijama de rayas, ni mucho menos con la estrambótica visión que tiene del mundo humano el rebaño de ovejas de George Glenn.

Marcelo en el mundo realEn Marcelo en el mundo real es el propio Marcelo Sandoval, un chico de 17 años que tiene dificultades para orientarse en las calles, expresar sus sentimientos o hablar de sí mismo en primera persona, quien cuenta su historia. Pero, a diferencia de lo que ocurre con el protagonista de El curioso incidente del perro a medianoche, Marcelo sabe perfectamente que es diferente a los demás y que más allá de aquello que le interesa (los ponis, su Música Interior o sus charlas semanales sobre religión con la rabina Heschel) hay un mundo cuyas reglas puede llegar a asumir con un poco de esfuerzo. Sólo que ese mundo no le interesa.

Por ello, su padre le propone un trato que le aterra: vivir todo un verano cumpliendo las reglas del mundo real, renunciando a su entorno controlado y enfrentándose a lo desconocido. Si lo logra, podrá decidir si cursa su último año de secundaria en un instituto público o en el colegio privado en el que ha estudiado toda su vida. A Marcelo no le queda más remedio que aceptar el reto y comenzar a trabajar –de muy mala gana– en el servicio de mensajería del bufete de abogados de su padre.

Con este punto de partida, Stork, escritor especializado en literatura para jóvenes, construye una historia de superación cargada de humanidad y ternura. Si bien es cierto que el comienzo puede sugerir que nos encontramos ante una historia sensiblera y carente de interés –de hecho, los primeros capítulos parecen apuntar en esa dirección–, el lector muy pronto se dará cuenta de que la novela pretende ser más profunda y, cuando quiera darse cuenta, estará acompañando a Marcelo en una apasionante aventura por el mundo real.

Porque, a medida que Marcelo se enfrenta a sus temores y, gracias a su inteligencia, supera las dificultades que le plantean las nuevas situaciones en las que se ve envuelto, el lector va siendo consciente de que en su integración con el mundo real, va perdiendo parte de su inocencia, de sus valores. El mundo real lo confunde y amenaza con volverlo peor persona a cambio de su total integración en el mismo.

Así, ese verano se convertirá en un viaje iniciático para el protagonista, que se verá obligado a madurar a marchas forzadas y aprenderá que en el mundo real todas las decisiones –buenas y malas– tienen sus consecuencias y que, ante una disyuntiva, se tome el camino que se tome, casi con total seguridad, se acabará haciendo daño a alguien.

Entretanto, el lector ya estará preguntándose por qué el mundo real es tan complicado, con sus innumerables reglas y códigos diseñados para el propio beneficio sin importar el perjuicio que se pueda causar a los demás, mientras desea con todas sus fuerzas que Marcelo tome la decisión acertada para así salvar su mundo, porque, en el fondo, lo que desearía es vivir en el mundo de Marcelo. 

Y, quizá, eso es lo mejor de esta obra, que no sólo reivindica el valor de quienes son diferentes a la mayoría, sino que, también, invita a la reflexión. A pensar que, tal vez, los equivocados somos quienes nos consideramos normales, es decir, los demás.

votar

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. yaiza permalink
    Viernes, 14 agosto 2009 9:30 pm

    Holaaaaa, la pagina se llama canario en madriiiid????? si habemos muchoooooos

  2. Viernes, 14 agosto 2009 9:55 pm

    @Yaiza, ya sé que somos muchos. Por eso el blog se llama “UN canario en Madrid”. 😉

  3. Mar permalink
    Domingo, 22 noviembre 2009 6:24 pm

    Me encanta el comentario que has escrito sobre “Marcelo en el mundo real”, termino de acabar el libro y me ha emocionado enormemente el proceso de maduración y superación personal del protagonista. En muchas ocasiones los que estamos al lado de personas con este tipo de problemas dudamos de sus propias capacidades y sus limitaciones nos desaniman y nos hacen perder la esperanza. El libro nos aporta una luz, una esperanza hacia un proyecto de vida y da sentido a nuestra labor ( en mi caso más de 24 años trabajando con niños con “problemas”).

  4. Lunes, 23 noviembre 2009 12:25 am

    @Mar, muchas gracias por tu comentario y, por supuesto, por tu importantísima labor. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: