Skip to content
Anuncios

Lecturas en 2008

Los cínicos no sirven para este oficio, de Ryszard Kapuscinski.

Diario de una tregua, de Txiki Benegas.

Los cinco sentidos del periodista, de Ryszard Kapuscinski.

Un mundo feliz, de Aldous Huxley.

El curioso incidente del perro a medianoche, de Mark Haddon.

Un día de cólera, de Arturo Pérez-Reverte.

Cuentos de adúlteros desorientados, de Juan José Millás.

Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez.

Martes con mi viejo profesor, de Mitch Albom.

Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, de J.K. Rowling.

El loro en el limonero, de Chris Stewart.

Los peces de la amargura, de Fernando Aramburu.

Literati, de Barry McCrea.

Los girasoles ciegos, de Alberto Méndez.

La historia interminable, de Michael Ende.

La buena reputación. Claves del valor intangible de las empresas, de Justo Villafañe.

Pura anarquía, de Woody Allen.

Ébano, de Ryszard Kapuscinski.

Un pequeño inconveniente, de Mark Haddon.

La ópera secreta, de Javier Urzay.

Corazón enfermo, de Chelsea Cain.

El último encuentro, de Sándor Márai.

Las perlas peregrinas, de Manuel de Lope.

Cuentos y novelas de Madrid, de Varios Autores (edición no venal de la FNAC).

Muchas veces me pediste que te contara esos años, de Juan Cruz Ruiz.

El corazón helado, de Almudena Grandes.

El Médico, de Noah Gordon.

El juego del ángel, de Carlos Ruiz Zafón.

Instrucciones para salvar el mundo, de Rosa Montero.

Déjame que te cuente, de Julio Feo.

Faycán, de Víctor Doreste.

Nuevas ocasiones, de Juan Pedro Molina Cañabate.

Balas de plata, de Élmer Mendoza.

Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez.

Hombres de lluvia, de Maruja Torres.

La triología de Nueva York, de Paul Auster.

Estaciones de paso, de Almudena Grandes.

La aventura del tocador de señoras, de Eduardo Mendoza.

La balsa de piedra, de José Saramago.

Patente de corso, de Arturo Pérez-Reverte.

El enigma de Cambises, de Paul Sussman.

La hermandad de la buena suerte, de Fernando Savater.

Death of a Salesman, de Arthur Miller.

El palacio azul de los ingenieros belgas, de Fulgencio Argüelles.

Anuncios